Total Pageviews

Saturday, November 6, 2010

Lima la Linda

Wow! Wow! Guau, guau (en español)...Hoy pasé un día de maravillas descubriendo Lima.  Tuve una suerte increible en mis incursiones por la ciudad.  Tomamos una combi todo Salaverry-Wilson-Tacna con destino a la Iglesia de las Nazarenas a la que se subieron 3 diferentes personas: dos vendiendo caramelos diz que para sostener a sus familias necesitadas, y un viejo, que afectado por la insuficiente pensión de jubilación en el país, se había dedicado a suplementar sus ingresos vendiendo tijeritas afiladas y un imán para reconocer monedas falsas que tan frecuentemente circulan por diversos medios de intercambio.  Eran tan tristes sus historias...un aneurisma incurable, una mujer abandonada obligada a trabajar con una bebé recién nacida a cuestas, que el que se sube a estos medios de transporte para ahorrar un poco el pasaje, sale pagando más que en taxi, si es que se deja llevar por la compasión.  Supongo que después de unos cuantos viajecitos, uno se vuelve impermeable al dolor humano.
Bueno, después de una breve visita al Nazareno, para lo que tuvimos que traspasar el mar humano que se agolpa cada Octubre morado en los alrededores de su iglesia, comenzamos una visita interesantísima por el Centro Histórico.

Nuestra primera parada fue en la llamada Casa de Osambela o de Oquendo, ubicada en el Jirón Conde de Superunda. Esta edificación fue construída a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX por el banquero, armador y comerciante navarro, Martin de Osambela, sobre terrenos comprados al convento de Santo Domingo. Tiene un estilo arquitectónico de visible influencia francesa de tipo rococó y conserva su color azul añil original.  Contrariamente a lo especificado durante la época de su edificación, ésta tiene 4 niveles o pisos. A la izquierda del patio central se encuentra la escalera que conduce al segundo nivel.  Según el guardián de la casa, que vive allí con su familia, sólo los nobles podían poner escaleras al lado derecho del patio, y las casas de los conquistadores tenían situadas éstas al medio del patio.  Sin embargo según un archivo histórico, Osambela tenía el título de marqués y usó calesa y carruaje. La estrecha escalera hacia el tercer nivel,  la cual según el guía, fue diseñada así para poder capturar a posibles invasores de la casa con mayor facilidad, conduce al techo de la edificación, desde donde se pueden ver todos los deteriorados techos de las casas de este lado de Lima, el Cerro San Cristóbal, y un poquito del mar, allí al fondo (los edificios de Lima moderna, han tapado la magnífica vista del mar que Osambela tenía desde su residencia). Durante la epoca de la colonia, don Martín se trasladaba al cuarto nivel, donde desde una habitación en forma de pérgola, divisaba con un largavista, la llegada de sus barcos al puerto. La casa cuenta con 5 balcones de caja o cerrados y dotados de ventanas ajustables, y 5 balcones chicos descubiertos. Osambela se casó con una mujer muy jóven y tuvo hijos. Después de la Independencia, San Martín se alojó en la casa y se hizo allí una gran fiesta para celebrar la ocasión. Cuando Osambela murió en el real Felipe, en tiempos de Rodil, su viuda se vio obligada a alquilar parte de la casa a pensionistas y a locales comerciales, para poder sobrevivir.  Cuando la economía apretó mucho, la casa se vendió al vasco José Asunción de Oquendo, un hombre de mucha influencia, en 1854. Al fallecimiento de Maria Rebeca de Oquendo, su hija y última propietaria, en 1941, la casa pasó a ser propiedad de la Caja de Ahorros de Lima.  Ha sido sede la Empresa Nacional de Turismo y del Centro Cultural Garcilazo de la Vega.  Actualmente, es sede de la Academia Peruana de la Lengua (RAE – Perú) y Lenguas Nativas y de la Oficina Regional en el Perú de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).
Continuando con nuestras visitas, se me ocurrió visitar la famosa Casa Barbieri. Esta se encuentra ubicada en la esquina del Jirón Callao (antigua Calle Piedra) con Rufino Torrico. Esta era la segunda vez que fui expresamente a buscarla, pero ni los guías turísticos me pudieron informar de su ubicación exacta. En la oficina de turismo detrás de la Municipalidad de Lima, el empleado a su cargo no supo darme una información satisfactoria acerca de su ubicación.  Sólo a través del internet, pude averiguar la dirección.  Es que la Oficina de Turismo no está enterada de todos los tesoros de nuestra Lima Virreynal?

Si no hubiese sido por una señora que empujó el portón de acceso a la vivienda no hubiésemos podido entrar.  Es una pena que esta maravilosa casa que alguna vez perteneció a los Condes de Villar de Puente, allá por los años 1700 se encuentre en tal estado de abandono. La Casa Barbieri o de los Condes del Villar se encuentra ubicada en la cuarta cuadra del jirón Callao, antes calle  Piedra, y según algunos datos, fue adjudicada por el propio Francisco Pizarro a don Francisco de Chávez. Luego de pasar por distintos propietarios, incluyendo a los padres Ermitaños de San Agustín, fue vendida a don Antonio de Fuente, conde Villar de Fuente Gonzales, quien fue último gobernador político militar de la corona española en 1924. La casa eventualmente pasó a ser propiedad de un rico terrateniente puneño, Don Agustín Tovar,quien había sido dueño de la hacienda Collachaqui, rico emporio lanero, en la época de mayor auge textil del Perú...entre 1895 y 1925. Tovar tuvo una larga carrera política: fue varias veces prefecto de Puno, fue Jefe de la Junta Departamental y Senador por Puno.  La familia vendió sus tierras en 1915, por 18,464 pesos, a un señor Muñoz Nájar. AL trasladarse Tovar a la casa, con su familia, cuenta su nieta Caridad Bueno, que la hija de Tovar, Dolores, quien era psíquica, tuvo que irse a vivir con unos parientes, porque escuchaba toda suerte de ruidos de cadenas y veía aparecidos.  Por allí contaban que la Condesa Villar de Fuentes había sido una mujer muy cruel y trastornada, que castigaba a su esclavos vistiéndolos con sus ropas elegantes y con sus joyas, y los enterraba vivos.   Cuando Tovar murió, su hija Dolores heredó la casa y por no desprenderse de ella, la conservó alquilándola como casa de vecindad por varios años, hasta que Fernando Barbieri, un italiano que había comprado antes una de las propiedades de los Condes de la Vega y Ren, dueño del malogrado Palacio Veneciano que fue uno de los más lujosos de la epoca de los 1800 y que fue destruído por el régimen militar en 1950, con la excusa de ampliar el malecón hacia el río Rimac, se la compró. Se dice que Barbieri encontró monedas de oro en una de las vigas del techo del sótano de una casa que había sido del mencionado Conde de la Vega del Ren y logró enriquecerse. Parece que Barbieri había oido la historia de la condesa del Villar de Fuentes, y se interesó en comprar esa propiedad a los Tovar. Se dice que la restauró y amobló muy lujosamente, allá por 1960, siguiendo los planos originales.  Cuando Barbieri falleció en 1979, la casa fue comprada por la empresa BMK S.A. Constructores.  Según uno de los trabajadores que cuidan la casa, ésta pertenecía al empresario León Rupp. En 1968, la casa fue nombrada monumento nacional.  Cuando el Alcalde de Lima, Alberto Andrade, gestionó un programa de recuperación de casonas y balcones del centro histórico, se utilizó la casa para una muestra en la Bienal Iberoamericana de Lima. La bienal fue suprimida por el Alcalde Castañeda Lossio. La casa consta de 80 habitaciones, sus patios y su portada. La descripción que sigue refleja fielmente lo que encontramos en la visita que le hicimos a la: El interior es impresionante por el lujo de la ornamentación de las paredes, el rico trabajo de los techos de par y nudillo y el denominado Salón Dorado. En cuanto al Oratorio está ejecutado en cedro cubierto con paneles de plata laminada y repujada. Sin embargo, cabe observar que la decoración del segundo patio fue alterada por los agregados de una restauración hecha en la casa durante la década de 1960. La fachada de Jr. Rufino Torrico, exhibe cuatro balcones de cajón, y cuatro balcones abiertos, la fachada que da al Jr. Callao presenta tres balcones de cajón y uno abierto, correspondiendo este último al de la portada. Todos los balcones al igual que la mayor parte de las puertas, las barandas y las rejas datan de fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX. La casa dispone de tres bellos patios interiores, con sus zócalos cubiertos de azulejos y ventanas enrejadas, así como balcones interiores con celosías de madera. El zaguán está decorado con ménsulas de dragones tallados. La planta superior alberga 45 habitaciones. Actualmente las habitaciones del primer piso tienen salida a la calle por lo que son utilizadas como tiendas comerciales. Las habitaciones del segundo piso son de acceso independiente a través de la portada del Jr. Callao. Fuente: Escandell-Tur Neus, 1999, Todo Lima Municipalidad de Lima Metropolitana, 2002, Inventario de los atractivos, recursos y servicios turísticos de Lima Cercado, Editorial A & N Tilde, Lima
Sólo me resta decir que es una pena que a una casa de tal envergadura, un verdadero tesoro colonial, no se le dé la importancia que merece para que de una vez se le restaure y sea mostrada al mundo en todo su esplendor. Cómo es posible que en su hermoso zaguán funcione una imprenta improvisada, de las muchas que hay en Lima en todas estas casonas abandonadas; y que no se haga nada para que sus maderos no sigan pudriéndose, y  que su deteriorado techo no siga recibiendo el impacto de la lluvias y que se sigan deteriorando las habitaciones del segundo piso?
Siguiendo con nuestro paseo, pasamos por la casa museo del héroe del Morro de Arica durante la Guerra con Chile, Don Francisco Bolognesi, quien murió heroicamente, sin amilanarse ante la embestida del enemigo chileno, el 7 de Junio de 1880.  Su frase célebre fue: "Tengo deberes sagrados que cumplir y pelearemos hasta quemar el último cartucho". La casa se encuentra muy bien conservada.
Nuestra siguiente parada fue en la recientemente renovada Casa de las 13 Puertas,frente a la Iglesia de San Francisco. Esta Casa tiene cinco siglos de antiguedad y ha sido propiedad del Tribunal de  la Inquisición en el siglo XVI, y ha pasado por varias manos, hasta que en 1972 pasó a ser propiedad de la
comuna limeña.  La casa se llama así, porque tiene trece Puertas: siete de ellas dan al jirón Lampa y las otras seis al jirón Ancash.
 Es de estilo neoclásico e inspirado en el Renacimiento Veneciano. Esta será la sede principal de la Caja Municipal de Lima, que también incluirá áreas culturales y para subasta de joyas.
Actualmente tienen una exhibición de reproducciones de las acuarelas de Pancho Fierro, cuyos originales se encuentran en la Municipalidad de Lima, así como una exposicion de la historia de la Caja Municipal de Lima, asi como la historia de la Guardia Civil en Lima. Superinteresante!
Continuando con nuestro paseo, fuimos a dar al recientemente inagurado Parque de la Cultura, en cuyo centro se ha develado un busto de Luis Alberto Sanchez..justo homenaje a un gran literato y pensador politico. Este se encuentra frente al Parque Universitario y a la Casona de San Marcos, donde este gran personaje fue rector y catedrático. El terreno, cedido por el Banco de la Nación, antes de aspecto tugurizado, ha adquirido "un nuevo look", y le ha dado una gran amplitud a la zona donde está ubicado.

Caminando por Azángaro, cuadra 8, visitamos el antiguo local de la fenecida Imprenta Newton, que por más de 50 años fue fuente de manuntención para toda nuestra familia...recuerdos muy bonitos!
Finalmente, enrumbamos hacia el Metropolitano,el nuevo sistema de transporte limeño, que intenta descongestionar el terrible tráfico automovilístico que enfrenta nuestra capital. Aunque era "hora punta", y la gente iba colgada como monos de los barrotes de los ómnibuses, quedamos gratamente sorprendidos de la rapidez con la que uno se puede transportar hacia los puntos deseados.El Metropolitano cuenta con buses articulados de gran capacidad que circulan por corredores exclusivos, bajo el esquema de autobuses de tránsito rápido BRT (Bus Rapid Transit en inglés).

El primer corredor del Metropolitano conecta Lima Sur con Lima Norte, recorriendo 16 distritos de la ciudad desde Chorrillos hasta Comas, beneficiando a cerca de un millón de usuarios por día y contribuyendo a la decongestión y polución en la ciudad de Lima. No se viaja en las  entretenidas combis forklóricas, pero se llega rápido a nuestro destino. Lo único que tiene que hacer el viajero, es comprarse una tarjetita que cuesta 5 soles la primera vez, y que sirve para tres viajes (1.50 soles por viaje...si te bajas en el mall, y quiere reentrar, te friegas; tienes que pagar para reentrar). Con los .50 centavos que te sobran, tienes derecho a recargar tu tarjeta...aunque sea con dos o tres soles...lo que quieras.  Pero no la pierdas, porque otra vez tienes que comprar una nueva...Interesante, no? Pero el tráfico en Lima sigue supercongestionado!
La gente que vive en sitios como en La Molina, "están hechos"...Hay veces están parados en el tráfico por dos horas, si quieren llegar a Miraflores, San Isidro o Lima.  Y entre estos tres distritos y los demás o entre ellos, también hay tráfico fuerte.  Esperemos que el proyecto eterno del tren eléctrico que diz se terminará cuando Alan entregue la posta, contribuya también a liberar nuestras castigadas vías de acceso.
Y con eso se terminó un día intenso.  Quién dijo que Lima era horrible?  Sebastián...te equivocaste de cabo a rabo!!  Me encanta.  Tengo más y más que descubrir y visitar cada día.