Total Pageviews

Wednesday, April 6, 2011

La Cantuta En la Boca del Diablo:

Les ofrezco el documental sobre la investigación de los crímenes cometidos por un grupo paramilitar del Ejército Peruano, en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle de la  Cantuta en el año 1992,  durante el gobierno del entónces presidente de la república del Perú, Alberto Fujimori.
En el diario La República, también se ha publicado el siguiente comentario que considero aclaratorio de la situación que se produjo por aquel tiempo y que se constituyó en causa principal del juicio y apresamiento del ex-presidente, años despúés.


Documental sobre La Cantuta es oportuno y certero, opina fiscal supremo José Peláez

Fiscal de juicio a Fujimori. Resalta su difusión al cumplirse 19 años del autogolpe. Magistrado reconoció que la prensa sirvió la mesa al Ministerio Público en la investigación del caso y resaltó el papel de los fiscales corajudos.

Elizabeth Prado y Jonathan Castro

Al mediodía de ayer, el fiscal supremo José Peláez Bardales había terminado de ver el DVD del documental La Cantuta en la Boca del Diablo, de dos horas de duración, en compañía de otros magistrados del Ministerio Público.
“Los periodistas de la revista Sí –afirmó refiriéndose a la investigación de prensa que es el eje del filme– no salieron de frente a difundir la noticia, sino que realizaron una investigación previa”.
“Esta indagación no se podía hacer desde la esfera oficial ni desde el Ministerio Público, que en esos tiempos ya estaba tomado por la fiscal de la Nación (Blanca Nélida Colán)”, recordó.
En esas circunstancias, dijo, la prensa actuó junto a los congresistas que habían recibido información de la persona que vio cómo enterraron y quemaron los cadáveres en Cieneguilla. “Es decir, los periodistas habían servido la mesa y el Ministerio Público solo tenía que tomar los cubiertos”, anotó.

Coraje fiscal
Peláez reivindicó el rol de los fiscales que entonces acogieron la denuncia de los periodistas e iniciaron la investigación de las fosas clandestinas donde habían sido ocultados los restos del profesor y los nueve estudiantes de La Cantuta.
“Hubo fiscales muy valientes que se sobrepusieron a cualquier tipo de amenaza y supieron anteponer el deber de su institución”, evocó.

Juicio a Fujimori
En relación con el posterior juicio a Alberto Fujimori, Peláez dijo que la Fiscalía estuvo a la altura.
“Con Avelino Guillén y otros jóvenes fiscales tuvimos la brillante idea de sumergirnos en las informaciones periodísticas de la época. Destacamos a una persona a la Biblioteca Nacional para que vaya a recoger la información periodística desde la fecha del autogolpe hasta los hechos de 1993”, recordó.
Toda esa información fue aportada como elemento probatorio contra el grupo Colina, el SIN (Servicio de Inteligencia Nacional), la DINTE (Dirección de Inteligencia del Ejército), SIE (Servicio de Inteligencia del Ejército) y la propia presidencia de la República.

Pease y Cáceres
El fiscal supremo contó que parte de las declaraciones de los congresistas Róger Cáceres Velásquez y Henry Pease García, emitidas en el proceso investigatorio que llevó a cabo el Congreso en 1993, fueron recogidas y presentadas como elementos probatorios en el juicio al ex presidente Alberto Fujimori.
“Estos señores congresistas habían denunciado hechos gravísimos ante el Congreso. Pero la mayoría fujimorista acallaba esas voces y, por el contrario, respondían con actos de impunidad”.
Mencionó como ejemplos de esas actitudes la salida de los tanques y las amenazas que el general Hermoza Ríos hizo en el pleno del Congreso, aduciendo que eran terroristas los que lo acusaban.

Protagonistas dan su versión en vida
El fiscal José Peláez consideró muy importante la distribución de este documental. “Ahora cumplimos 19 años del autogolpe que el 5 de abril dio Alberto Fujimori para inaugurar una etapa triste en la historia del país”. Agregó que “nosotros los jóvenes del 68 pensábamos que los golpes de Estado ya no se darían, pero vimos que se producía una nueva forma de cortar las instituciones”.
“Yo creo que la publicación de este documental es espontánea y no tiene ninguna intencionalidad más allá de dar a conocer a la opinión pública lo que existió en ese entonces: un destacamento militar manejado por las altas esferas del poder que realizó una guerra clandestina”, señaló.
Peláez Bardales resaltó que el documental rescata la versión en vida de muchos testigos que en su oportunidad contribuyeron a esclarecer el crimen de La Cantuta.
He aquí el documental en su integridad.  Este tiene una duración aproximada de dos horas y es bastante impactante.