Total Pageviews

Monday, November 21, 2011

¿COMEREMOS PAVO ESTE AÑO?




¿COMEREMOS PAVO ESTE AÑO?

Ya estamos de nuevo en aquella época del año en que celebramos el Día de Acción de Gracias y recordamos aquella reunión entre miembros de dos culturas que se juntaron en una comida festiva y  conciliadora, y acordaron compartir la vivencia y el trabajo en aquella tierra hacia la que los peregrinos huyeron y se refugiaron, creyendo que era tierra de nadie, pero que ya tenía dueño.  Este país se formó y volvió grande por el  esfuerzo y trabajo de sus habitantes, por la defensa de sus ideales  y por la honradez de sus líderes.  La tradición cultural que posee se ha formado en base a la integración de sus  pobladores originales y de aquellos que emigraron a estos dominios, y a la aceptación de una convivencia pacífica y concertada regida por una Constitución firmada, en representación de este acuerdo nacional, por los Padres de la Patria.
Sin embargo, hoy en día, los Estados Unidos de América están enfrentando una de las peores crisis de su historia. Y ésta es producto de que la antigua representatividad por la que tanto se luchó en época de la Independencia, ha sido trastocada.  El afán de poder, de expansionismo irrespetuoso de los derechos internacionales y la creación de desigualdades profundas en la distribución de la riqueza dentro de la población, han generado un profundo descontento entre sus pobladores  y han  hecho peligrar la estabilidad del país más poderoso sobre la faz de la tierra. 
El ataque a las Torres Gemelas de NY y al Pentágono, el  11 de septiembre del 2001, donde murieron alrededor de 3,000 personas,  trajo como consecuencia un pánico desmedido dentro del sector político y el económico de los Estados Unidos, produciéndose una reacción en cadena que terminó acelerando la crisis económica que ya venía cocinándose desde la respuesta económica del gobierno de turno a las políticas de distribución de riqueza existentes.  
La Reserva Federal quiso solucionar el desequilibrio de la economía norteamericana  bajando las tasas de interés del 6.5% al 1% como una forma de reactivarla y fomentar la inversión. Los bancos  hicieron préstamos hipotecarios para viviendas sin cuestionar los ingresos reales de  sus clientes.  Los precios de las viviendas crecieron y con ello, la especulación. La burbuja inmobiliaria hizo ricos a muchos.  Por medio de las hipotecas subprime se otorgó préstamos a personas sin liquidez y éstos se transformaron en acciones que eran vendidas a los mercados financieros nacionales e internacionales. Los bancos se beneficiaron doblemente porque obtuvieron ganacia de los pagos delos intereses y de la venta de títulos de crédito a esas entidades. Si no se pagaba la hipoteca, el banco se quedaba con una casa que a la larga iba a subir más de precio. Las personas se iban endeudando por la subida de precios, y comenzó a producirse una inflación. La reserva federal  se asustó y subió la tasa de interés y  las personas que habían adquirido las hipotecas subprime no pudieron pagar y perdieron sus casas.  La demanda por viviendas bajó abruptamente. El sector construcción se vio afectado, así como bajaron los niveles de ocupación y la capacidad de consumo. Así comenzó la  crisis de las instituciones financieras, por la falta de liquidez; crisis que se ha convertido en efecto dominó, puesto que  muchos de los bancos afectados quebraron y esto tuvo una repercusión mundial. El gobierno  asumió el rescate de las dos principales entidades hipotecarias internacionales, Fanny Mae y Freddy Mac, y las compró por 200,000 millones de dólares.
El gobierno ha acudido al rescate de bancos y ha inyectado dinero de la Reserva para alzar la economía, pero esto ha tenido repercusiones fuertes en los contribuyentes
Las dos guerras que los Estados Unidos han venido cargando sobre sus hombros, además de que han cobrado más de 6,000  vidas de soldados estadounidenses inocentes (y de 2.5 millones entre civiles y militares iraquíes y afganistanos), han significado una tremenda carga financiera  para el Estado, y han ahondado aún más la crisis monetaria.  Las consecuencias de esta crisis han sido nefastas para 99% de la población: desindustrialización del país por la incapacidad de pagar salarios y producción en el extranjero, donde es más barato,  desalojos, despidos masivos, alta desocupación,  deudas impagables, crecimiento de la mortalidad infantil  e inadecuada atención de salud, en especial para los grupos de edad más vulnerables como son los niños y ancianos.  Son  preocupantes las cifras referentes a la actual situación social y económica  de población: De los 313’,232, 044 habitantes, 46 millones de ellos vive bajo la línea de la pobreza. Entre el 2008 y el 2010, el número de niños que vive en pobreza creció en 2.3 millones.  La tasa de mortalidad infantil es de 6 por cada mil nacidos vivos, lo que significa 40 escaños por debajo de los países más desarrollados del mundo. 
Hay 11 millones de ilegales en los estados Unidos, y sus hijos no tienen derecho a una educación superior y ni  ellos ni sus hijos podrán acceder los servicios de salud pública. Más de un millón de inmigrantes ilegales han sido deportados en los últimos 3 años por la intolerancia delos grupos conservadores a dar una solución razonable como es la propuesta del Dream Act que beneficiaría  a un grupo de jóvenes que ya son americanos porque llegaron muy pequeños a este país.
El 9.1% de población en edad de trabajar está  desocupado, siendo el sector público el más afectado, y dentro del  sector educación, con 321,000 profesores menos que no podrán suplir la demanda cada vez más creciente de servicios educativos del sector público. 
Actualmente, se está produciendo un fenómeno interesante que hace recordar muchas de las protestas pacíficas y violentas que se han producido en este país: Los BlackPanthers,  la lucha por los derechos civiles con Martin Luther King, Woodstock (una protesta contra la guerra de Vietnam y por la instauración de una sociedad pacífica), marchas contra las guerras de Irak y Afganistán, etc.    Y ahora le toca a  la organización de un movimiento de protesta en la zona financiera de Nueva York: “Occupy  Wall Street”, en el parque Zucotti, que tiene como  fin el resaltar la enorme disparidad en los niveles de ingreso y distribución de la riqueza en este país. En sus arengas resaltan su descontento por los excesos financieros  neoyorquinos, a los que culpan de la crisis económica que ha golpeado a muchos estadounidenses y que han afectado la economía mundial.  Allí están los desocupados, los desalojados, los estudiantes que no pueden pagar  sus préstamos estudiantiles y continuar sus estudios, los marginados en general.  Y bajo su slogan de que ellos pertenecen al 99% de la población que está en desventaja con los grupos de poder y riqueza de este país, marchan y se reúnen pacíficamente en este parque de Nueva York, donde ya han tenido muchos enfrentamientos con las fuerzas del orden.  Según una vocera del movimiento, ellos son el 1% de la gente del pueblo que no  se quiere  adaptar al futuro que les impone la clase dominante. El movimiento ha servido de inspiración a la formación de grupos similares en Tampa, Florida, Portland, Oregon, Los Angeles, Chicago, y otras, llegando a un total de 75 ciudades. Movimientos similares se están dando en todo el mundo como en la PlazaTahir en Egipto, Plaza Verdi de Trípoli, La Puerta del Sol en Madrid y en Atenas.
En un país con tantas victorias sociales, entre las que más se destacó fue la elección de un presidente de raza negra, después de tantos años de discriminación que parecía que nunca se iban a resolver, por fin se vio la luz que proclamaron los forjadores de esta patria.  Sin embargo, parece que las profundas brechas que se han ido formando entre los dos partidos predominantes que gobiernan el Congreso de este país, van haciéndose cada vez más profundas, y las competencias por el poder en las decisiones que se tomen no están dirigidas a llegar a una conciliación, sino que pareciera que se trata de demostrar que las acciones de este  gobierno no han tenido éxito por la incompetencia del gobernante actual  al que “dejaron” que tomara el cargo con el sólo hecho de demostrar su incapacidad para liderar los destinos de esta nación. Las protestas republicanas que se expresan en el movimiento llamado el Tea Party, y que proponen  la reducción del gasto público, la oposición a los impuestos a los ricos, la reducción de la deuda nacional y del déficit del presupuesto federal, y  la adhesión purista a la Constitución de los Estados Unidos, se contradicen en la mayor parte de sus  postulados con los que presenta este nuevo movimiento.
Un análisis delos sucesos que se han descrito llevan a mi deseo de resaltar que la situación actual es consecuencia de la política de gobierno de la anterior administración y de las decisiones que se tuvieron que tomar en esa coyuntura.  Es mi parecer que la crisis interna que hoy se presenta, está siendo exacerbada por aquellos grupos conservadores que no quieren ver cambios en el statu quo y que no quieren comprometerse a un carácter bi-partidista que fue la primera propuesta que se hizo al inicio de este gobierno.
En un país multicultural, pero unido por un interés común, que debe de ser el  lograr la satisfacción de las necesidades e intereses de sus pobladores,  es necesario pensar en una distribución de la riqueza  en forma equitativa y desprendida, sin corrupción y sometimientos y bajo una concertación de intereses…Sólo así podremos comer el pavo juntos.



Lucy Newton de Valdivieso                                                                             Noviembre 21, del 2011