Total Pageviews

Wednesday, May 16, 2012

La Violetera

Cuando tenía alrededor de 12 años, se estrenó la película "La Violetera" de la gran artista española Sarita Montiel. Todas las señoras cuarentonas y las chicas más jóvenes, se pasaban la voz de lo linda que era la película y que era aún mas bella, la actriz principal Sarita. Como la película era según la censura, para "mayores de 15", mi mamá, que quería compañía para ir a verla, y mi papá se negaba a ir con ella pues la calificaba de muy cursi, me disfrazó de niña grande, con moño, algo de pintura labial y falda a la mitad de la rodilla...crecí 10 años en un momento! Y nunca me sentí más feliz cuando pude pasar delante del boletero haciéndome la que conmigo no era la cosa! Por supuesto que además me sentí importante porque era mi primera película donde yo había derrotado a la censura. Mi mamá y yo salimos embobadas,envidiando la belleza de esta artista, e imaginando cada una el romance de la protagonista con un hombre millonario y guapísimo. Las señoras de ese entonces vivían soñando que su hijas se casarían hasta con el príncipe de Gales u otro millonario cuando crecieran y así "perpetuarían su linaje". Sarita Montiel, cantante y actriz, nació el 10 de marzo de 1928 en Castilla, La Mancha, en España. Sus películas El Último Cuplé y La Violetera fueron los exitos taquilleros más grandes de el cine hispano de los 50 y 60. En 1974 se retiró del cine para dedicarse a la actuación en teatro y a grabar su propio show de televisión. Hoy en día, con sus 84 años, todavía conserva una lucidez mental envidiable y sigue siendo entrevistada y actuando en la televisión. En el año 2004, después de casi 40 años de no haber actuado en el cine, aceptó participar en la controvertida película dirigida por Pedro Almodóvar, La Mala Educación, junto con el actor Gael García Bernal. En el 2011 trabajó en la película "Abrázame" dirigida por Oscar Parra de Carrizosa. Les presento un extracto de "La Violetera", donde Sarita canta la famosísima canción que lleva el nombre de la película y la que todas las chiquillas que la vimos nos aprendimos la letra y la tarareábamos cada vez que queríamos recordar esa historia romántica.