Total Pageviews

Sunday, June 17, 2012

Al Padre Responsable





Hoy es el Día del Padre...hay varias clases de padres...aquellos que lo son porque trajeron hijos al mundo pero nunca supieron el significado de serlo, aquellos que asumieron su papel pero se distrajeron en el camino, y aquellos que verdaderamente crearon un acercamiento real con sus hijos...un acercamiento que existe y que para algunos, sobrepasó los límites de la vida.
A estos últimos les dedico un aplauso por su dedicación y sacrificio, por querer sobrevivir a través de sus hijos, por estar dispuestos a perpetuar esa rara especie que no se resigna a extinguirse a pesar del rápido devenir de estos tiempos.
Ser padre es darse cuenta que la semilla de la humanidad debe regarse con cuidado para que se desarrollen frutos saludables. Ser padre significa ser responsable con tu presente y tu futuro, porque estos no están marcados por tu individualidad, sino que los marcas al sembrar por el camino de tu vida semillas saludables y vigilar a sus frutos para que se reproduzcan sin contaminarse.
Ser padre es la otra mitad que sirve para complementar la crianza, el desarrollo del sentido de amor en el nuevo ser. Ser padre significa asumir la tarea que te has impuesto de iluminar el bienestar de ese ser que trajiste al mundo, para que no lo agredan los cucos que se cruzan en su camino....es ser consciente de que ya no más vas a marchar adelante, sino que lo harás vigilante de los pasos que tu hijo recorrerá para convertir y perpetuar tu futuro.
Ser padre significa comprender tu presente para determinar tu futuro...y hasta descubrir tu pasado. Eres producto de el ambiente que te impuso la vida, de la búsqueda de respuestas que hay que darle a la vida para sanarla, para dirigirla hacia el cauce correcto. Eres responsable de evitar el dolor inconsciente del ser que ayudaste a crear, y de propiciar su seguridad emocional.
Ser padre significa comulgar con tu pareja para edificar un puente sólido por el que pasará tu descendencia para perpetuarte ante la humanidad.
A tí padre, que silenciosamente entiendes la tarea que te has impuesto; a tí padre que aceptas con una sonrisa muy grande tu responsabilidad, a tí padre que nunca te olvidaste de construir, a tí padre, te dedico el recuerdo de mi presente.