Total Pageviews

Tuesday, December 4, 2012

Un Viaje al Viejo Continente: Primera Parte: Austria








Introducción

Los seres humanos somos hijos de la tierra, y como tal recibimos de ella cuando venimos al mundo un poquito de los genes de todos los organismos que existieron desde el comienzo de la creación del universo y que se nos transmitieron a través de la alimentación orgánica de nuestros padres y antepasados.  
Venía, entonces pensando que cada vez que cada uno de nosotros nos trasladamos por el mundo vamos dejando caer parte de nuestras células  a la tierra, y esta las recibe y las hace parte de sí para reciclarlas y hacerlas participar en el proceso de fabricación del  ADN de todos los organismos que pueblan el universo. 
Acabo de regresar de un viaje largo por el viejo continente, Europa, y me puse a pensar que al dejar mis células desprendidas por allá, ya pasé a ser parte de esa tierra y siempre seré parte de ella y los seres que nazcan por allá tendrán algún legado mío. Cuántos más lugares habré recorrido en mi vida…y pensar que en cada uno de ellos recogí y dejé algo de mí!
Como es mi costumbre, esta vez me toca informar sobre este maravilloso viaje donde tuve la oportunidad de caminar sobre esos lugares de la tierra donde se forjaron las mayores epopeyas de conquista del mundo; donde se formaron las primeras culturas que serían las que llevarían sus triunfos hacia lo más recóndito de este mundo; culturas que llevarían y dejarían sus células  revueltas en las tierras que conquistarían.
No puedo dejar de sorprenderme al ver las disparidades entre el progreso cultural entre Europa y las Américas….algo que explicaría Jared Diamond en su libro “Armas, Microbios y Hierro”,  elementos que explicarían el adelanto formativo  de aquellos sobre nosotros.  Las ventajas geográficas, la homogeneidad territorial y climática horizontal en los continentes del norte de nuestro planeta, facilitaron la diversificación de especializaciones entre sus pobladores y el progreso acelerado de las culturas que los poblaban.  Mientras, los pobladores al sur del planeta, en las Américas, se tenían que enfrentar a las dificultades creadas por la disparidad geográfica y climática horizontal de sus territorios, que impedían un fácil acceso  a cultivos alimenticios auto sostenibles.  Y en esas preocupaciones para vencer esas dificultades anduvieron, que le restaron tiempo para la diversificación. (Leer sobre esto en mi blog sobre  “Porqué la Historia de la Humanidad Evolucionó Diferentemente en los Diferentes Continentes, Durante los Últimos 13,000 Años).  Y así,por ejemplo, en Europa me quedé maravillada con las imponentes construcciones de tiempos de los Romanos, desde antes de Cristo…apoteósicas, monumentales; tan diferentes a las que se lograban por aquellos tiempos en las Américas.

AUSTRIA



Photos of Historic Center of Vienna, Vienna
 
This photo of Historic Center of Vienna is courtesy of TripAdvisor




Mi primera visita fue Viena, Austria, la “Capital de la Música y del Teatro del Mundo", la ciudad por donde pasa el famoso río Danubio,cuna de Strauss, Mozart, Haydn,y donde vivió Beethoven desde temprana edad.

Nos alojamos en la calle Rahstrasse, en el mismo edificio, donde se cree que alguna vez el famoso científico, Sigmund Freud, tuvo un consultorio;y adonde se reunía con miembros de la Asociación Psicoanalítica Vienesa que él fundó.

Imaginaba mientras caminaba las calles y parques de alrededor, que por esos senderos también se desplazaron muchos famosos personajes de la historia. Por donde uno camina respira historia…una historia tan variada como lo es la etnicidad de sus habitantes.
Sus primeros pobladores, hace como 2,500 años, fueron celtas y la llamaron Vindobona…cuando los romanos la conquistaron alrededor de 15 AC pasó a ser un centro importante de comercio por su ubicación junto al Danubio y estuvo dotada de una gran infraestructura de servicios cuyos restos pueden apreciarse hasta hoy en día. Allí murió el emperador Marco Aurelio. Con la decadencia del Imperio Romano, en el siglo IV, Viena fue invadida por eslavos, ávaros y bávaros y germanos. A fines del siglo VIII Austria fue conquistada por Carlomagno. Luego, en el siglo X, Austria fue delegada a la familia Babenberg , originalmente de Bamberg en Franconia, actualmente al Norte de Baviera. Los Babenberg rigieron Austria como condes y duques de la comarca desde 976 con Leopoldo I, y permanecieron hasta 1246 con la muerte de Federico II en la entonces capital del imperio y ciudad imperial de Viena. Después, estos territorios fueron controlados por Otakar de Bohemia hasta que fue vencido por Rodolfo I de Habsburgo en 1278. La casa de Habsburgo, rigió por más de 600 años el destino de Austria y amplió considerablemente sus territorios a través de alianzas matrimoniales…los Países Bajos, Castilla y Aragón, Bohemia y parte de Hungrí yterritorios de Polonia. Los reinados de Maria Teresa y de su hijo José II (Instituyo el alemán como idioma oficial entre muchas reformas sociales importantes) en el siglo XVIII fueron muy importantes en el desarrollo social y político de la monarquía, además de que se construyeron y reconstruyeron muchos palacios espectaculares en Viena. Haydn , Mozart y Beethoven deleitaron a la corte con su música genial.  Los palacios de Hofburg y Schonbrunn y Belvedere, se construyeron durante esta época. Con las guerras napoleónicas, se suprimió el Sacro Imperio Romano Germano y se creó el Imperio Austriaco. El Imperio Austriaco fue desmantelado tras las Guerras Napoleónicas. Tras la abdicación de Napoleón en 1814, la Casa de Austria recupera la mayor parte de sus territorios, tras el Congreso de Viena. En 1848 se formó el Imperio Austro Húngaro y Austria se alejó de Alemania. En 1918, el Imperio de los Habsburgo se disolvió tras ser derrotado en la Primera Guerra Mundial. En ese mismo año fue declarado el estado independiente de la Austria alemana. Un mes más tarde se proclamó la república Austro-germana que abarcaba todas las regiones de habla alemana. En 1938, las tropas alemanas invaden Austria y la anexan dentro del tercer Reich. En la ciudad, que pasó a ser capital de la provincia de Ostmark, pronunció Hitler, su primer gran discurso a los vieneses desde el balcón central del Palacio de Hofburg, discurso que es considerado uno de los más emotivos del dictador y de mayor aclamo por su masiva audiencia debido a la euforia que la anexión de Austria al Tercer Imperio Germano (Dritte Reich) causó en parte de la población. Para legitimar la invasión se celebró un referéndum el 10 de abril que resultó favorable al Anschluss con un 99,73%, si bien carecía de las garantías democráticas. En 1945 tras la caída de Hitler, Austria queda dividida en cuatro zonas en manos de los aliados: estadounidenses, franceses, ingleses y rusos. Austria recuperó su independencia total en el año 1955. En 1994 Austria entra en la Unión Europea y Viena, ante su compromiso de neutralidad, se convierte en la sede de varias conferencias internacionales y de numerosos organismos de la ONU.
En la Viena de hoy, todo es grandioso. Las construcciones guardan la arquitectura de sus tiempos, desde el gótico hasta el romano, neoclásico, renacentista, barroco y moderno. Columnas en forma de estatuas de dioses y seres humanos, sostienen las viejas edificaciones. Las diferentes mansiones históricas están todas decoradas con una serie de imágenes en relieve y existe mucho respeto por la simetría y armonía entre ellas. Hay muchas fuentes, estatuas, parques, cafés y restaurantes románticos, tiendas espectaculares y residencias elegantísimas. Y a un costado corre impetuoso el río Danubio rodeado de parques; aquel que fue inspiración de Strauss para componer su famoso Danubio Azul.
Uno de esos parques es el Parque Pratter, que es el parque de diversiones Vienés desde 1780, cuando el emperador regaló sus tierras de caza para hacerlo. Bordeado de árboles, se caracteriza por su altísima rueda Chicago de 220 pies de alto, donde se ofrecen vueltas gastronómicas con almuercitos tipo picnic, en sus casetas. No se preocupen…va despacito.

El centro histórico de Viena no es muy grande, y si se tiene un buen par de zapatos, se puede recorrer a pie, aunque descansando de trecho en trecho. Si uno quiere ser más comodón, entonces hay que obtener la Vienna Pass, una tarjeta que por 19 euros, te da derecho a viajar en los diferentes medios de transporte público sin pago adicional, además de que da derecho a descuento en la entrada de los diferentes museos y atracciones y rebajas en algunas tiendas. También existe la opción de tomar un bus turístico Hop on-hop off que da la opción al visitante de bajar y subir libremente en los puntos de interés y de poder visitar sin apuros los monumentos históricos. Fuera de esto, por alrededor de 2 euros, uno puede transportarse por la ciudad ya sea en bus, metro (subterráneo) o tranvía.
La calle Ringstrasse (llamada así porque es una calle circular que rodea el centro de Viena),  es la avenida principal de Viena, donde antes estaba la muralla que se erigió para protegerla de los ataques de invasores y que fue derrumbada durante el reino de Francisco José I; a lo largo de ella se erigieron numerosos edificios tanto públicos como privados. La nobleza y la alta burguesía construyeron palacios grandiosos, al estilo "Ringstrassenstil".

La mayoría de los edificios se construyeron antes de 1870. Los edificios más dignos de ser destacados no son sólo los palacios, sino también los grandes edificios como la Ópera Nacional (construida siguiendo el estilo neorrenacentista), el Parlamento, el Ayuntamiento (de estilo gótico flamenco), el Burgtheater (neobarroco), la universidad (neorrenacentista), Museo de Artes Aplicadas, la Bolsa de Viena y la Iglesia Votiva (neogótico) que fue erigida con ocasión de que el emperador Francisco José I resultó indemne en un atentado en 1853; todos ellos construidos en la segunda mitad del s. XIX. Merece la pena destacar también el Museo de Historia del Arte y el de Historia Natural, ambos de estilo neorrenacentista que constituyen obras maestras de la arquitectura.
Uno de los edificios más bonitos es el del Ayuntamiento, El Ayuntamiento de Viena o Wiener Rathaus en alemán, es el centro político y administrativo de la ciudad, el lugar donde el alcalde de Viena y el concejo municipal atienden sus tareas y deciden sobre la vida vienesa. Este enorme y majestuoso edificio de estilo neogótico, que tiene 7 patios, fue diseñado y construido por Friederich von Schmidt en el siglo XIX, entre 1872 y 1883 específicamente. Parece una Iglesia enorme con unas torres altísimas y muy profusamente decoradas. Sus puertas de madera claveteada y pesadas y sus ventanas cubiertas de vitrales. son bellísimas. Frente a él se organizan conciertos, mercados y durante la navidad se luce con su mercadillo de productos alusivos a esta época. No dejamos de pasar varias veces por delante de él, ya que al frente hay un parque muy bonito con fuentecitas que se llama Rathaus Platz. Allí lleva mi amiga a pasear a sus perritos todos los días.

Y si uno se quiere sentir señorial, no hay más que ir a uno de esos cafés elegantes donde los mozos te sirven con libreas en un salón hermosísimo decorado con pinturas y papel elegante, al estilo principesco. Los techos son abovedados, tipo catedral. Los dulces son de morir Tomé unas fotos para que se les haga agua la boca. Este era el Café Central, donde tocan música con violines. Allí probé un Strudel especial, un pastel de manzana al estilo típico austriaco.




A unas cinco cuadras del ayuntamiento se encuentra una de las estructuras más bonitas de Viena, la Iglesia de La Votive, que fue construida entre 1856-1879 para conmemorar el atentado fallido contra el emperador Francisco José I en 1853.

Me llamó mucho la atención el fabuloso edificio del Parlamento, un edificio neoclásico construido allí por 1874-1884 y fue diseñado con la intención de que su construcción recordara a la antigua Grecia como cuna de la democracia. Fue el Parlamento del Imperio, y curiosamente, se constituyó en el de la República, al proclamarse ésta. Tiene al medio de dos rampas que suben a este edificio majestuoso, una fuente maravillosa dedicada a la diosa Atenea, que lleva en sus manos el símbolo de la victoria, con decoraciones en dorado y rodeada de esculturas de otros dioses. A sus costados y sobre unas columnas, se pueden ver a los domadores de caballos.



Tuvimos la oportunidad de ir al Teatro de la Opera, el teatro público que se fundó en base a la libertad teatral impuesta por José II, uno de los símbolos de la Viena Imperial que ha conseguido mantenerse durante siglos como uno de los teatros de ópera más prestigiosos, importantes y conocidos del mundo, y de sentarnos en el palco presidencial o imperial. Fue inaugurado en 1869 con la Ópera Don Giovanni de Mozart. En 1945 fue destruido por los bombardeos de las fuerzas enemigas y sólo se salvaron la escalera, el salón de té real y el Salón de Schwindt. Recién se pudo reconstruir en 1955. Es un edificio precioso, decorado profusamente con pinturas, columnas y escalera de mármol, con un telón de metal pintado con una escena de la obra de Gluck ,Orfeo y Eurípides y balcones decorados con festones en relieve dorado y murales engalanados con pinturas enmarcadas en dorado. La escalera de mármol esta flanqueada por 7 esculturas que representan las artes liberales, además de relieves con escenas de ballet y ópera. Es famoso el salón de Schwindt que contiene escenas de las óperas más famosas pintadas por este artífice, así como bustos de grandes compositores y directores.



Lástima que ese día se les había ocurrido presentar una obra de Mozart , La Clemencia de Tito,“modernizada”; porque la situaron en la época actual y utilizaron personajes de sexo diferente al que representaban; aunque según se dice, esto último era común allá por los 1700 ya que no se conseguían cantores que pudiesen interpretar las voces que se necesitaban. Yo esperaba ver una obra en el que se respetaba la época en la que fue creada. La Clemencia de Tito (título original en italiano, La clemenza di Tito) es una ópera seria en dos actos con música maravillosa de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Caterino Tommaso Mazzolá. Fue compuesta para la coronación de Leopoldo II de Austria como rey de Bohemia. Muestra la imagen de un gobernante recto pero clemente con su pueblo, incluso ante un intento de asesinato contra su persona preparado por Vitelia, mujer a la que había elegido finalmente para ser su reina; y que debía ser llevado a cabo por Sexto, su amigo.
Y si de palacios se quiere hablar, hay muchísimos por visitar, pero los más concurridos son Hofburg, Schonbrünn y Belvedere., los cuales son la máxima expresión del barroco en Austria.
Hofburg fue el palacio imperial y el centro histórico y político de Viena y la principal residencia de los Habsburgo. Cuenta con 22 museos, la Biblioteca Nacional, una iglesia del siglo XIV, la Escuela de Equitación Española con unos alazanes inmensos, y la capilla real donde cantan los Niños Cantores de Viena todos los domingos.

Allí, en los Departamentos Reales, visitamos la vivienda original y las oficinas de Francisco José y de la Emperatriz Isabel (Sissi). En el Museo se detalla la verdad sobre la vida de Sissi, sus cartas, poesías, y su historia desdichada como reina, sus pelucas, sus vestidos y sus muebles. Una frase de uno de sus poemas decía: "Cuando veo sobre las olas/ la gaviota volar/ quisiera ir,/ Pero dirigir a un norte/ la proa de mis deseos,/ ¡soy incapaz!". También se encuentra una colección impresionante de menaje de cocina, de cubiertos, porcelana de mesa, manteles y adornos, platería, y cristalería, de los miembros de la dinastía Habsburg.




El Museo de las Joyas reales o Schatzkammerque queda adyacente a los departamentos, guarda tesoros con más de 2000 años de antigüedad….porque allí está la lanza que atravesó el costado de Cristo, de discutida autenticidad, un pedazo de la cruz de cristo, un clavo que atravesó la mano de Cristo, un plato de ágata hondo que se dice que es el Santo Grial,con la inscripción  B.XRISTO.RI.XXPP" que aparece en la misma vena del ágata, muchas reliquias  y tesoros de la iglesia, un trozo del mantel de la última cena, la corona del Sacro Imperio romano con una esmeralda que se dice es la más grande del mundo, la corona del emperador Rodolfo II, las joyas de la corona de Austria de los Habsburgos, un diente de narval gigante o balllena unicornio que habita en los mares árticos y del cual se creía que era el cuerno de un unicornio.









El Belvedere es un palacio que fue construido entre 1714 y 1723 como residencia de verano para el príncipe Eugenio de Saboya tras la derrota de los turcos. Tras su muerte, fue adquirido por la reina Maria Teresa. Allí se firmó la independencia de Austria en 1955. El conjunto artístico consta de los dos palacios Belvedere (alto y bajo), convertidos en museo, y de otro llamado Schwarzenberg, transformado en hotel. Los dos palacios principales están unidos por unos jardines que se encuentran divididos en tres niveles que representan diversas alegorías. Los museos que aquí se encuentran son: • El Museo de Arte Barroco austríaco • El Museo de Arte Medieval austríaco. • La Galería de arte austríaco.



En el Belvedere se puede apreciar una impresionante colección de pinturas imperiales. En el piso superior acoge la galería austríaca de los siglos XIX y XX que, entre otras, muestra la conocida obra de Gustav Klimt, El Beso. Este último fue uno de los fundadores del movimiento artísitico modernista Sezessionstil en el siglo XIX que influyó en la cultura, arquitectura y arte de la ciudad, con su separación de los moldes tradicionales artísticos de la época.

Para una muestra muy representativa de este tipo de arte no se puede dejar de visitar el Pabellón de Secesión Vienesa con su cúpula en forma de bola dorada, bajo la cual se lee en letras doradas, el siguiente lema:  "A cada tiempo su arte, a cada arte su libertad."  Este edificio servía de espacio para las exposiciones de los miembros de este movimiento.

Schonbrünn : Este es uno de los palacios más espectaculares de Viena. El palacio amarillo, una de las marcas de la dinastía de los Habsburgos, se comenzó a construir a partir de 1550 llamándolo Kattennburg. En 1692 comenzó la remodelación del palacio como un regalo del rey Leopoldo I para su hijo José I. El palacio fue descuidado hasta que Maria Teresa, la hija de Carlos VI , cobró especial interés por él y lo remodeló, ampliándolo y convirtiéndolo en su residencia de verano. Cuenta con unos jardines espectaculares, con una fuente que representa a Neptuno y diosas que lo rodean. Al fondo, en lo alto de una colina, se puede apreciar una maravillosa glorieta de estilo romano, que detenta en su parte superior el águila distintiva del escudo de armas de los Habsburgo. También tiene un zoológico del que se dice es el más antiguo del mundo, un laberinto de arbustos, un museo para niños y muchas fuentes y estatuas greco-romanas rodean los amplísimos senderos de árboles y jardines. En la entrada principal se encuentran cuadros descriptivos con la genealogía de la familia de los Habsburgos. Dentro del palacio, que es una obra de arte por la decoración de sus paredes y techos, se encuentran cuadros, enseres y muebles representativos de la época en la que vivieron los reyes de Austria.






 Los domingos, en la iglesia de San Agustín en Viena ( al lado Oeste del Palacio Imperial), que data de 1330, se hacen misas solemnes ejecutadas por su coro y orquesta ,con música de Mozart, Haydn y Schubert. Franz Schubert y Anton Bruckner dirigieron su música en esta iglesia. Aquí se casaron: María Teresa con Francisco Esteban, Francisco José con Sissi, Rodolfo con Estefanía y Napoleón y María Luisa. Era el punto de salida para las ceremonias de entierros de la casa real, así como para las peregrinaciones y procesiones. En la adyacente capilla Loreto, se guardan en urnas de plata los corazones de 54 Habsburgos. Destaca la tumba de mármol blanco de la archiduquesa María Cristina de Antonio Canova en la que se ve a su viudo llorándola. La iglesia se llena tanto de fieles y turistas que quieren asistir a estas famosas misas, que hay que ir con bastante anticipación para poder encontrar un lugar donde sentarse para esta larga misa.


Bajo la Iglesia de los Capuchinos se encuentra la Cripta imperial de los Habsburgos. Es un lugar lúgubre, en el cual se encuentran los féretros rimbombantes de 149 de miembros de la dinastía de Habsburgo entre los que están 12 emperadores y 19 emperatrices y reinas. Un ala está destinada a féretros de los infantes. Destacan el enorme sarcófago de bronce profusamente adornado de la reina Maria Teresa y de su esposo Francisco Estéban, y los de Francisco José, el de Sissi y el de su hijo Rodolfo que se suicidó en Mayerling.
Como en muchos lugares del mundo, el deseo de mantener viva la imagen de un ser querido o admirado, lleva a muchos deudos a santificar a sus muertos y pedirles que oren a Dios por ellos.


Sissi es un ejemplo, pues al pie de su tumba, muchos visitantes suelen colocar misivas con pedidos personales. Si el milagro se realiza, la considerarán una santa personal y hasta tratarán de elevarla a niveles canónigos.


Otra Iglesia que me llamó la atención por su majestuosidad y por su parecido con la Iglesia de San Pedro en Roma, es la de San Pedro en Viena. Aunque recién fue construida en el siglo XVIII, se dice que allí mismo hubo una iglesia hace 1600 años. Por dentro es toda de mármol y detalles dorados y está llena de estatuas. En su cúpula están pintados unos frescos que representan la Asunción de la Virgen María al cielo.





La catedral de San Esteban, de estilo gótico, está en el centro de la ciudad y es uno de los edificios religiosos más imponentes de Viena; y la nave principal así como las capillas que contiene son grandiosas. Tiene una torre de casi 136 metros y está construida en piedra caliza y su techo está hecho con más de 250,000 mosaicos que fue reconstruido después de un bombardeo durante la II Guerra Mundial. En ellos está representada la figura del águila austriaca sobre motivos geométricos. En la parte derecha está la llamada Puerta de los Cantores que en otra época no pudo ser utilizada por mujeres. En esta iglesia se casó Mozart, bautizó a sus hijos y allí se celebró su funeral. También allí se encuentra el mausoleo del príncipe Eugenio de Saboya.


La Campana Pummerin: la campana que cuelga de la torre norte se fundió con los cañones que dejaron las tropas turcas al retirarse de la capital en 1683. Durante el gran incendio de 1945, la campana se cayó y quedó destrozada. Los vieneses volvieron a fundir los restos para crear la campana actual.



Tiene un hermoso púlpito tallado y hay una capilla a Cristo crucificado donde se dice que las barbas de la imagen, hechas con pelo humano, crecen.
A pocos metros de la Catedral se encuentra la estatua de la peste, linda escultura coronada con motivos dorados en bronce, y que fue mandada construir por Leopoldo II en acción de gracias a Dios por la finalización de la peste en 1679, que se llevó más de 100 mil víctimas.


Austria es una ciudad elegante, es una ciudad real, y también es una ciudad donde hay calles elegantes adonde van a comprar gentes de gustos refinados Así en las calles inmediatas a la Catedral de San Esteban hay muchas, como la galería Haus, Haus que recibe el reflejo de la catedral en sus tremendos ventanales, el centro comercial de Ringstrasse y la calle preferida por los vieneses para hacer compras, que es la Mariahilferstasse. La ropa es preciosa y muy moderna y venden atuendos de los mejores diseñadores de todo el mundo.

Un sábado nos fuimos al Naschmarkt, el mercado más popular de Viena. Nada más entrar, ya le da a uno hambre! Es un espacio que abarca alrededor de 3 calles o grupos de casetas o tiendas alineadas una junto a otra. Allí venden toda clase de vegetales y frutas producidos en todo el mundo, quesos, mariscos, carnes, aves, dulces, especias, vinagres, aceites, y flores de los más variados colores y olores. Mientras uno avanza por las calles del mercado, se mezclan una serie de aromas de comidas que ofrecen los diversos restaurantes allí ubicados. Hay pizzas, toda clase de comida italiana, Sushi, los típicos schnitzels vieneses, comida china, puerco, arroces aromáticos…ud. lo nombra y allí lo encuentra. Pero lo que más me atrajo, fue el famoso mercado de pulgas (Flohmarkt) dentro del mercado de abastos, donde austriacos y mercaderes de todas las nacionalidades, venden los más variados objetos, tanto utilitarios como antigüedades y objetos de arte. Allí puede ud. encontrar a precios comodísimos, porcelana de Sevres, cristales de Bohemia, platería, alfombras antiguas y cuadros que quizás guardan un valor especial si es que se hacen valorar en una galería especializada. También venden cantidades de herramientas y altos de ropa y zapatos, nuevos y usados. Durante las fiestas de Navidad y el Adviento, se montan una serie de mercados por toda la ciudad. El más popular es el Christkindlmarkt, que se celebra frente al Ayuntamiento (Rathaus).

Vimos muchos mercaderes turcos y me puse a pensar que si alguna vez se impidió su invasión de la ciudad allá por los 1500, ahora han vuelto en son de paz a ofrecer sus tesoros. A unos turcos les compré algunas amatistas interesantísimas y grandotas, con las que pienso hacerme un collar espectacular. Mis amigas me tuvieron que sacar a empujones del mercado para no sucumbir a sus encantos. Si las fronteras fueran más laxas, esta casa estaría inundada de quesos, jamones y dulces de todos los lugares maravillosos que he visitado en este viaje.

Si vamos a hablar de comida, y en especial de dulces, Viena…todo Austria …es famoso por sus pasteles y chocolates maravillosos. Y pos sus elegantes cafés que están dispersados a través de la ciudad. Los vieneses se ufanan de haber rescatado el café de los turcos invasores que fueron ahuyentados por las tropas austriacas y huyeron apresurados dejando de lado bolsas del café. El rey se las regaló a un soldado polaco bajo sus órdenes y éste posteriormente abrió un salón para tomar café y le agregó crema de leche y azúcar para matar la acidez de los granos molidos y filtrados con agua, y creó el famoso café vienés del que doy la receta en mi blog Cookingwithlucylublogspot.com En el Café Central al que fuimos el primer día, tomé unas fotos de estos dulces espectaculares, que se quedaron impresos en mis diapositivas para siempre, pero que no pude probar…por razones obvias.


Hay unos chocolates famosísimos en forma de unas bolas doradas enormes con la foto de Mozart…que se llaman los Mozart Kugeln y que vienen de Salzburgo, son de nougat, chocolate y Mazapán

Hay una pastelería que es muy famosa desde la época de los reyes y que se llama Diemel. El decorado de sus vitrinas es muy artístico y hecho en base a dulces que allí se venden. Las galletitas rellenas de crema de avellanas y bañadas de chocolate, las Manner Schnitten, son parte de la tradición vienesa y existen desde la época en que se celebró el jubileo de oro del emperador Francisco José. Y no hay que olvidarnos de la famosa torta de chocolate del hotel Sacher, con una receta secreta que data de 1839,la Sacher Torte, que hoy en día se envasa en cajitas de madera y se exporta a todo el mundo. Ah! Y cómo olvidarse del tradicional Apfel Kuchen o pastel de manzana, acompañado de un capuchino cremosito...


 Entre las influencias que posee de otras cocinas tradicionales europeas cabe resaltar las que provienen de las cocinas de Hungría, la República Checa y la judía, así como también existen claras influencias de la cocina italiana y bávara, de las que ha tomado prestado no sólo varios métodos sino que también algunos ingredientes. El goulash es un ejemplo de esto. Los platos más populares son los Schnitzels, o apanados de cordero que se comen con ensalada de papas, y las salchichas vienesas. La salchicha “Käsekrainer” es una invención austriaca, convertida en un plato clásico. Es un embutido de carne de cerdo, ligeramente ahumado y cocido, que lleva de un 10 a un 20% de queso dentro.

Y de vinos saben los vieneses. Viena es la única capital del mundo con 700 hectáreas de viñas en plena ciudad y sus vinos blancos compiten con los mejores del mundo. La Grüner Veltliner es la cepa más famosa, aunque no se puede dejar de probar los notables rieslings y weissburgunder (pinot blanc). Para beberlos, el lugar obligado es el heuriger, la auténtica taberna vienesa, señalada con una rama de abeto en la entrada. Estos HEURIGER, son tabernas de vinos donde se desgusta los jovenes caldos. Estas tabernas se fundaron por resolucion Imperial, en Agosto 1789, Y es donde cada año se le da la bienvenida al nuevo vino (Nouveau, Novello, Vineta como le quieran llamar) desde el dia de San Martin, (11 de Noviembre) hasta el 31 de Diciembre. La leyenda dice que en el dia de San Martin, el “vino nuevo” llega maduro (Staubiger) para deleitar a los seguidores del Heuriger de la zona Un verdadero heuriger no vende otro brebaje que vino: el de la casa se pide en un medio o en un octavo, aunque también hay botellas sofisticadas. En sus orígenes medievales, los parroquianos llevaban al heuriger su propia comida, pero con el tiempo —y el desastre higiénico que eso significaba— se les permitió ofrecer guisos. Hoy la gracia está en pedir el vino y acercarse a los mesones de comida para comprar embutidos, quesos y otras viandas, que suelen pagarse según el peso. Heuriger los hay por docenas; muy recomendables son Mayer am Pfarrplatz —donde hasta el mismo Beethoven tomó unas copas—, Weinhof Zimmermann y Wieninger.
Tuvimos la oportunidad de ir un pueblo de Grinzig, en las afueras de Viena, llamado Hejligenstadt, donde vivió un tiempo Beethoven y donde compuso la Sexta Sinfonía o Pastoral, y la Novena, inspirándose en la belleza de la naturaleza. La casa donde vivió es uno de los heurigers más famosos. Desde allí, desde el cerro Khalenberg hay un mirador con una vista impresionante de la ciudad de Viena, y de la vegetación que la circunda.











Hay tanto por describir sobre Viena, que no alcanzan las páginas para terminar de hacerlo. Pero en esta crónica quiero plasmar para mi recuerdo personal cada rincón que visité. Así que prosigo con un par de líneas más que satisfacerán mi carácter informativo. No podía haber dejado de ver la obra de un pintor famoso, Friedensreich Hundertwasser, ( 1928-2000) un seguidor de Gaudí, que quería protestar de ese modo contra la monotonía y el convencionalismo de las construcciones urbanas. La Hundertwasserhaus es una colorida finca de arquitectura poco convencional concebida entre 1983 y 1985 por el pintor vienés. Esa finca ecológica tan original está construida con ladrillos, cerámicas y materiales naturales, acompañada de 250 árboles y arbustos que trepan por su fachada. Hay alojamientos de protección oficial, como se dice aquí. Esta finca se ha convertido en una de las principales atracciones de Viena. Sus 200 huéspedes se quejan de la cantidad de turistas que visitan su exterior...






 Un poco más lejos está la KunstHaus Wien, el museo de Hundertwasser, una galería donde hay esbozos y dibujos del arquitecto vienés, así como exposiciones temporales de arte moderno. El vestíbulo alberga una sorprendente fuente en la que el agua va en dirección contraria.
El pintor amaba tanto la naturaleza, que se hizo enterrar sin fétretro, debajo de un árbol donde según él, viviría por siempre como parte de él. Era un vanguardista y sus ideas chocaban con el entorno de la época. Como la arquitectura funcional le asfixiaba, ya que no tenía ornamentación y todo eran líneas rectas, se dedicó a modificar y crear belleza en antiguas estructuras. Las llenó de luz y color, haciéndolas revivir, mediante materiales que el mismo elaboraba, mezclando distintos elementos. Fue un rabioso opositor al Estilo Internacional, que caracterizó las unidades de vivienda construidas en Austria de la postguerra, ya que las consideraba faltas de humanidad, forzando a los seres humanos a vivir en cajas de zapatos. "El ornamento puede ser una mentira, pero no es un delito". Proponía el extenso uso de vegetación en las viviendas, para así devolver a la naturaleza parte del terreno utilizado en una edificación.
En su viaje a Nueva Zelanda, en 1975, se asombró al ver tejados de hierba, construidos por IvánTarulevich. Así emplea suelos ondulantes, árboles levemente inclinados que salen de las ventanas y una profusión de colores en fachadas.
A Hundertwasser también se le encargó de la remodelación y diseño de la planta incineradora de Spittelau, a cuya existencia se oponía, pero de la cual reconoció su actual necesidad mientras se resolvía el problema de “producción de basura”, mejorando notablemente el sistema de eliminación de contaminantes Las instalaciones de la planta de incineración de Spittelau tienen la mejor tecnología ambiental disponible en el momento actual: precipitadores electrostáticos y filtros húmedos para la eliminación de los metales pesados, ácido clorhídrico y dióxidos de azufre, y un sistema catalítico de depuración de gases de combustión que reduce los óxidos de nitrógeno (NOx), las dioxinas y furanos con un alto grado de eficacia y aprovechando su energía para dar calefacción adicional a 15% de viviendas vienesas.
 Fuera de eso, le agregó un aspecto agradable, con azulejos de colores, en el mismo modo decorativo que había empleado con la vivienda a la que nos referimos anteriormente.
Durante este viaje también tuve la oportunidad de visitar la cuna de Mozart, Salzburgo. Es una ciudad con mucha historia, como todo Viena.  Allí se filmó la película Sonrisas y Lágrimas o la Novicia Rebelde, que cuenta la histoira de los famosos cantores, la familia Von Trapp. Allí escaparon de la invasión Nazi y huyeron hacia los Estados Unidos Está el antiquísimo cementerio donde se escondieron, sus montañas, la casa donde vivieron, y muchos sitios, más. Pero Salzburgo no es importante por la película que en ella se filmó sobre esta familia. Es importante porque es la cuarta ciudad más importante de Austria y cuenta con alrededor de 170,000 habitantes. Ha sido declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997 y su antigüedad se remonta a las poblaciones romanas, bárbaras, celtas y germanas. Salzburgo, la Iuvavum de los romanos, cuyo nombre actual lo debe a las minas de sal que han sido su fuente de riqueza desde tiempos antiguos, es una bella ciudad antigua coronada por los Alpes y rodeada de lagos, ríos y una vegetación exuberante, que le dan un resplandor inigualable y un atractivo especial para el turismo. .
y porque tiene una historia que juega un papel decisivo en la larga vida de este bello país. Entre los lugares más destacados para visitar se encuentran la magnífica catedral , el castillo que corona la ciudad, las salas de conciertos, la casa donde nació Mozart en Getreidegasse, la abadía y monasterio de San Pedro y la antigua residencia de los príncipes-arzobispos de Salzburgo.
Después de la caída del Imperio Romano, fue poblada por los celtas y germanos que formaron el grupo de los bávaros. Al convertirse el Duque Teodón II de Baviera en el siglo VII al cristianismo, encargó a San Ruperto que evangelizara a los pobladores de Salzburgo y le cedió los terrenos de la destruida Iuvavum para que allí se fundara la Abadía de San Pedro y el convento de Nonnenberg. Así, él fundó la ciudad de Salzburgo (que recién fue reconocida como tal en 755), y se constituyó en su primer obispo. Posteriormente, el obispo Virgilio construyó allí una catedral, bajo la cual reposaron los restos de San Ruperto. Por pedido de Carlomagno, el papa Leon XIII le dio a Salzburgo categoría de arzobispado.  Entre 1070 y 1022, Salzburgo estuvo involucrado en las guerras papales con el Sacro Imperio Romano y fue durante esa época que se mandó a construir la imponente fortaleza de Hohensalzburg en 1077 para proteger a la ciudad del las huestes del rey Enrique IV quien se oponía al papa. Después de la Paz de Viena en 1177, el Arzobispo actuante, Conrado III de Wittelsbach, comenzó la reconstrucción de la catedral de estilo románico. Del territorio de la diócesis de Salzburgo se creó una serie de obispados propios y dependientes como señoríos feudales del Arzobispado de Salzburgo. Durante el mandato del Arzobispo Eberardo II (1200-1246) se crean así, señoríos territoriales ligados al arzobispado a partir de diferentes señoríos y condados que quedan en manos del arzobispo y los dispone a su antojo. Sería Wolf Dietrich (1587-1611)) el más famoso de todos los príncipes, quien mandó embellecer la Catedral, en estilo renacentista, hasta tal punto que podría considerarse una obra suya. Mandó construir el bellísimo Palacio de Altnau, con sus fastuosos jardines, para regalárselo a su amante judía Salomé Alt y sus diez hijos. Mandó también construir la Residenz como residencia de los príncipes de Salzburgo. La extravagante vida del príncipe-obispo acabó acarreándole la ruina, siendo destituido y encerrado en el castillo (1611). Se retiraron las piedras bendecidas por el obispo en la catedral y al escandaloso Palacio de Altnau se le cambió el nombre por el de Mirabell, es decir, Palacio de la Ciudad Nueva.
En 1622 el príncipe-arzobispo Paris Lodron convierte Salzburgo en sede universitaria.
En 1756 nace en Salzburgo el músico Wolfgang Amadeus Mozart. Mozart estuvo entre 1769 y 1781 al servicio de los arzobispos de Salzburgo . Jerónimo de Colloredo-Mannsfeld (1772-1803 )fue el último príncipe-arzobispo de Salzburgo. Además de pasar a la historia como mecenas de Mozart, el arzobispo convirtió a Salzburgo en centro de la Ilustración tardía. Se realizó una reforma educativa siguiendo el modelo austriaco, y numerosos científicos y artistas se educaron en Salzburgo. Después de esto, en 1803, con la secularización de todos los principados eclesiásticos, la ciudad paso a formar parte del electorado de Salzburgo a cargo de Fernando II de Toscana. En los primeros años del siglo 19 la ciudad estaba en declive; tanto político como financiero. Después de un breve periodo de leyes francesas y Bávaras, Salzburgo llega a ser parte de Austria en 1816. En laa segunda mitad del siglo 19  Salzburgo revivió económicamente debido al nuevo sistema de trenes que llevó a Salzburgo a la era moderna. El 13 de Marzo del 1937, las  tropas Alemanas ocuparon Salzburgo; los oponentes políticos y los judíos fueron arrestados y su la sinagoga fue destruida. Numerosos campos de prisioneros fueron organizados en el área con prisioneros de la Unión Soviética y otros países. En Salzburgo funcionó un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial que abasteció de esclavos a la industria local hasta que los aliados  destruyeraon unas 7600 casas. A pesar de los fuertes bombardeos y la destrucción de de la guerra, la mayoría de la Arquitectura Barroca de Salzburgo todavía está intacta, convirtiendo a la ciudad en un ejemplo de ese estilo. En las últimas décadas, Salzburgo ha desarrollado una fuerte estructura económica que combinada con una localización central la ha ayudado a convertirse en una conexión de vital importancia entre las áreas económicas de Austria y Alemania. Salzburgo es uno de los mejores destinos de turismo que ofrece ruinas históricas, una cautivadora belleza en sus paisajes y una amplia historia.
El 27 de Enero de 2006, se celebró el 250 aniversario del nacimiento de Wolfgang Amadeus Mozart y las 35 iglesias de Salzburgo tocaron sus campanas para celebrar la ocasión.
Cuando llegué a Salzburgo…de Viena son aproximadamente 3 horas en tren…no deje de visitar el Palacio Mirabell con sus famosos jardines y fuentes y su azarosa historia, Hohensalzburg,la fortaleza y castillo más grande y mejor conservado de Europa Central, desde donde se pueden obtener magníficas vistas de Salzburgo, y al cual se puede acceder con un funicular; la casa de Mozart que tiene un museo con objetos que pertenecieron al genio musical y a su familia; la plaza de Mozart con un monumento al músico hecho en 1842 y donde se apostan muchos pintores prometedores vendiendo pinturas con escenas de Salzburgo y otras, La Residencia Episcopal, que es una gran construcción con unas 180 habitaciones, que se constituyó en real sede de gobierno de los poderosos príncipes-arzobispos, hasta que perdieron su dominio en tiempos napoleónicos. En uno de estos aposentos, Mozart dio su primer concierto a los seis años de edad; la calle Getreidegasse con sus miles de tiendas de ropa modernísima, adornos y toda clase de artículos comerciales…en la época de la Navidad venden artículos alusivos a la fecha que hacen las delicias de los coleccionistas; la abadía de San Pedro fundada por San Ruperto, con su bellísima Iglesia llena de pinturas preciosas y con un altar espectacular que tiene un cuadro de la Vírgen de la Ascensión y el imponente y bello cementerio lleno de estatuas de mármol y donde están enterrados famosos como Haydn, el arquitecto Solari y la familia de Mozart. Fue allí donde se filmó parte de la película de la Novicia Rebelde (Sonrisas y Lágrimas); la varias veces incendiada y reconstruida catedral, con su bellísimos techos abovedados y la pila baustimal donde se bautizó Mozart; el puente Makartsteg sobre el río Salzac con sus candados de amor colgados a sus lados; las cafeterías y restaurantes elegantes y pintorescos, en los que se comen los platos típicos austriacos y los pasteles más ricos del mundo; el famoso café Konditorei, donde desde 1884 se confeccionan los riquísimos chocolates Mozartkrugel inventados por el maestro pastelero Fürst; el mercadillo con diferentes puestos donde venden quesos, dulces, chocolates, salchichas y artesanías y unos panes dulces en forma de canutos que se hacen con un instrumento en forma de cono; el Palacio Hellbrun con sus parques, fuentes de aguas espectaculares y teatro, que está situado en un lugar muy pintoresco, junto a un lago; las minas de sal de Hallein, etc. El Festival de Salzburgo figura entre los festivales de música clásica más prestigiosos del mundo y ha contribuido notablemente a que la ciudad de Salzburgo se conozca en todo el mundo. Una buena opción para conocedr toda la ciudad, parte moderna y casco antiguo, es el de comprar un ticket para el ómnibus Hop on-Hop off, tan popular para hacer turismo no sólo allí, sino en muchas ciudades de todo el mundo.
Austria es un país que siempre recordaré como uno de los más bonitos que he visitado en mi vida, y donde tuve oportunidad de viajar gracias a la insistencia de mi amiga de toda la vida,  Marisabel, quien muy amablemente me invitó a su casa en Viena y me llevó a todos los maravillosos lugares de esa famosa ciudad y muchos más, que luego describiré en la segunda parte de este diario de viaje.