Total Pageviews

Sunday, May 12, 2013

Estelita: Mi Estrella Guía por Monica Newton





En este Día de las Madres, quiero ofrecerles un texto que supera cualquier cosa que yo hubiese podido escribir sobre las madres y mi madre en concreto.  Fue escrito por mi hermana Mónica y lo saqué de su web Artes Somáticas Aplicadas, la cual también tiene un sitio en Facebook.  Tenía una relación muy especial con mi mamá y llegó a penetrar hasta lo más hondo de su ser.  Es un ejemplo de su esfuerzo de comunicación con sus seres queridos, y por eso, la admiro. Mónica es mi hermana más chiquita y así la he visto a través de los años.  A través de su escrito podremos la estrecha relación espiritual que tiene una madre con su hija.  No invado su privacía porque ya ella publicó este escrito y porque además, es indirectamente, la historia de mi vida.


MÓNIKA NEWTON: “ESTELITA: MI ESTRELLA GUÍA” Tanto en la muerte como en el amor, la disolución de fronteras entre nosotros y el misterio nos libera del dominio del ego y permite que se revele el Alma Ram Dass


Estelita, Agosto 2011 Foto: Miguel Coquis





 “Mi Estrella Guía tras el Portal del Alzheimer”

Hace mucho tiempo he pensado en escribir sobre Mamá pero no me decidía. Últimamente siento que tengo que compartir contigo, o con los que tienen sus padres viejitos, esta etapa de su vida y nuestra hermosa experiencia de comunicación. Antes de empezar, quiero agradecer especialmente, las enseñanzas recibidas de Tomas Rouzer y Sergio Barrio, de las Terapias Psico Corporales y de las Artes Somáticas Aplicadas. Ellas son, una escuela de Vida integrada a mí ser: Herramientas valiosísimas como Vivir en el Tiempo Presente, siguiendo y confiando en el Proceso con sus luces y sombras, sin querer alterarlo. El lenguaje del Cuerpo. La Escucha Profunda. La Presencia Amorosa. El reconocimiento del Mundo Mítico y Mágico como aspectos significativos de nuestra Gran Realidad. El Don del Conflicto. El Juego, La Alegría y la Risa sanadoras. Las infinita generosidad del Universo Creativo, si le permitimos ser, entre muchas otras, son regalos que me acompañan, en este transitar mi vida día a día.

Muchas veces me duermo y estos aprendizajes no fluyen. Pero en los momentos más significativos, como esta etapa que me ha tocado vivir con mamá, surgen con fuerza, como una fuente inagotable de agua cristalina que baña e inspira mi persona, brindándome la información que necesito en mi accionar.

También quiero mencionar el libro de Ram Dass, “Still Here” (“ Aun estoy aca”) que ofrece una comprensión compasiva del proceso de envejecimiento y muerte, resaltando el privilegio de vivirlo y/o acompañarlo con conciencia. Ram Dass realmente me ayudo a ver las cosas desde una óptica totalmente diferente, haciendo posible que pueda conectar con lo infinitamente sagrado de este tiempo. Esta obra sigue siendo mi libro de cabecera.

Mis mayores reconocimientos a Mamá y a su proceso. Cuando pienso que es posible que ella este viviendo estos años extra para que nosotros, mis hermanos y papá, y las personas que la rodean, podamos abrir nuestros corazones un poquito más, simplemente la amo mucho más y le agradezco profundamente.

 El Ego lucha por preservar su identidad frente al deseo del Alma de fundirse con Dios Pero el Alma depende del drama del Ego para recibir sus enseñanzas. Tenemos que vivir en el mundo para aprender de él. Ram Dass 

Mamá enfermo 8 años atrás. Le diagnosticaron la Enfermedad de Alzheimer. Un año antes le habían aplicado un bypass en una de las piernas puesto que su aparato circulatorio estaba deteriorado. En los años que siguieron, le fueron encontrando otros males como hipertiroides, diabetes emotiva, hipertensión arterial, enfisema pulmonar. Después se tuvo que someter a una cirugía para aplicarle una bolsa de colostomía, y últimamente le aplicaron una sonda que va desde la nariz hasta su estómago, para que el alimento no se desvíe al pulmón, como alguna vez sucedió, produciendo infección pulmonar e intoxicación general. En la actualidad, ella se alimenta únicamente a través de esta vía con una leche que se supone contiene todas las sustancias nutritivas esenciales para su salud.

Como puedes ver, Mamá presenta muchos síntomas en su cuerpo físico. Síntomas que podrían llevarte a pensar que debía haber partido hace mucho tiempo… Sin embargo milagrosamente Ella todavía está con nosotros.

Acompañé el ingreso a su primera cirugía. Junto a su miedo, pudimos ser testigos de su fortaleza de espíritu. Se despidió de cada uno de sus hijos y de papá y antes de ingresar a la sala de operaciones nos dijo: “Si no salgo de aquí, sepan que estaré con ustedes donde me encuentre”

Presencié los progresivos borrones de su memoria de los hechos cotidianos de su vida, y su capacidad de adaptarse a esta difícil situación. Al principio, llevaba su agenda con sus direcciones, teléfonos y apuntes necesarios apretadita a su corazón. Cuando no se acordaba algún aspecto de un tema, se las arreglaba pidiendo información indirecta a otras personas y secretamente después me consultaba, cuando su mente quedaba totalmente en blanco. En esta primera etapa de la enfermedad, el olvido tenía que ver con el pasado inmediato, posteriormente fue olvidando el pasado más lejano.

Hoy vive más en el Sueño que en el tiempo.

Fui testigo de su progresiva aceptación de las enfermedades que llegaron y de la dependencia de diferentes personas para su cuidado personal. ..La vi moverse desde un “tu no me vas a mandar,” o “nadie me va a controlar”…hasta doblegar su personalidad y aceptar humildemente ser ayudada para realizar las cosas mas sencillas, y las mas íntimas, como usar pañales al ir perdiendo el control de sus esfínteres. También presencié su cambio de trato, su reconocimiento y sus palabras tiernas y de gratitud para aquella hermosa gente que alguna vez la sirvió.

Recuerdo su pena pero también su dulce comprensión cuando alguna de sus amistades dejaron de invitarla al verla ir perdiendo sus facultades. Alguna vez conversamos que probablemente las venció el temor de la situación de mamá reflejándolas, prefiriendo alejarse. Otras amigas envejecieron y poco a poco no pudieron visitarla más. Y otras partieron. El círculo de Mamá fue reduciéndose a papá, sus hijos y a las personas que cuidaban de ella. Mientras esto sucedía, ello me dolía más a mí que a ella. Ella tomaba los cambios como algo muy natural. Ahí me daba cuenta de la gran transformación que iba sucediendo en su alma. Y como ella estaba siendo nuestra maestra en tantas cosas.

Me acuerdo aquella navidad en mi casa cuando sufrió un derrame cerebral que paso desapercibido, perdiendo lentamente fuerza en el lado derecho de su cuerpo, viéndose poco a poco obligada a trasladarse con la ayuda de otra persona, y después en su silla de ruedas, sin quejarse jamás…Y llega a mi memoria, como después de ese episodio, me fui de viaje al exterior, tratando de huir de la “muerte”, y en el Zen Center comprendí que “todo el universo mueve mientras realizamos cada uno de nuestros actos”, y que probablemente necesitaba llenarme de vida, para seguir acompañando y viviendo este complejo proceso.

Y recuerdo la infinidad de veces que pasó por las clínicas, sus Secciones de Emergencias y sus Unidades de Cuidados Intensivos, con sus aceleradas palpitaciones y fatigosa respiración. Con variaciones extremas de la presión arterial. Con pulmonías, neumonías, infecciones urinarias y deshidrataciones, con drásticas subidas y bajadas de los niveles de azúcar en su sangre, con heces en el útero. Con infinidad de tubos y catéteres y hasta con sus manitos y pies amarrados a la cama para evitar que se mueva. Y siempre, ella ante todo esto manteniendo silencio, manteniéndose calma y con una férrea voluntad de Vivir. Si, tuviste que hacerle frente a tantos cambios arduos, intensos y rápidos en tu vida, Estela, mi Estrellita fugaz, sin embargo, tu calida luz llegaba a todos nosotros, transformando todo lo denso en destellos de esperanza.
Y lo que quiero resaltar aquí, es que en este tiempo de prueba, de una presencia tan cercana de la Muerte, elegimos estar juntas, y zambullirnos de cabeza en el Río Creativo de la Vida, Decidimos vivir cada momento con plenitud. Sin dejar de dar nada de lo que teníamos para compartir. Y en este trance, nos fuimos dando cuenta de muchas cosas: Aprendimos que podíamos dialogar más allá de nuestras identidades pasajeras, y más allá del tiempo y espacio cotidiano. Aprendimos a trascender los contenidos de nuestras conversaciones, y escuchar el lenguaje de nuestras esencias. Reaprendimos a tocarnos en silencio, como cuando yo era bebé. Empezamos a mirarnos más, a estar atentas a los variables tonos de voz, solo contactarnos a través de los olores, los sabores, los colores. Nos volvimos más observadoras y delicadas en cada uno de nuestros movimientos y gestos. Comprendimos que nuestras manos podían atravesar la piel, y llegar hasta los huesos, nuestras raíces. Supimos que podíamos sentirnos desde el corazón y… desde las entrañas. Nos atrevimos a aventurarnos y descubrir con gozo dimensiones desconocidas y no imaginadas en el eterno presente, donde nuestro Ser es, fue y será. Paseamos pues, los mundos de realidades paralelas, exploramos espacios de locura e incertidumbre en un constante Soñando, dándonos cuenta que podíamos “bajar” esos mundos a la Realidad. Emprendimos estas nuevas rutas dejándonos conducir de la mano, por el misericordioso Ser Creador de Todas las cosas, nuestro Yo más grande, con gozo, apertura, confianza, asombro, y mucho Amor y Gratitud, hasta encontrarnos frente a frente…….solo dos Almas

Tenemos el poder de escoger como envejecemos y De utilizar nuestras circunstancias cambiantes Para el beneficio del mundo y nuestro Es nuestro Ego, la mente, más que las circunstancias exteriores Que crean nuestro sufrimiento. Ram Dass 

Muchos milagros sucedieron en este tiempo que pudo haber sido sólo un drama.. Muchas sanación hubo en ella y en nosotros.
El cuerpo de Mamá se fue reduciendo, haciéndose más pequeña, más delgadita conforme su alma se volvía más ligera. Sus músculos se suavizaron. Su piel se volvió mas tersa. Sus arrugas desaparecieron.. Sus ojos perdieron dureza.
Mi nueva Mamá tiene ahora menos de la mitad de años que yo. Como ella dice, es una jovencita de 22 años, con un mundo maravilloso por vivir.
Así está…Quizás pronto pase. Es más Espíritu que cuerpo. Un Espíritu muy fuerte y sabio. Muy cerca de Dios. Dulce, dulce Mamá.

Y ahora te puedo decir que la Fe y el Amor son más fuertes que cualquier cambio, Más fuerte que el envejecimiento, Y estos seguro, más fuerte que la muerte Ram Dass 

Una conversacion sin tiempo… con Ella:
Hola Señora, dice… ¿Quién soy yo?, le pregunto Me mira fijamente… no se, responde… Estelita…le digo… Soy….Móoooo- nica…completa la frase … La veo preciosa, abrigadita con mantas y sentadita en su silla, con su piel reluciente y su mirada suave ¡Que linda que estás!, le digo Así me han dicho, contesta Estelita…. muy ella… ¿Y quién te quiere mucho?, pregunto Mi papá, replica, mirando a mi padre de su misma edad, sentado a su lado, también en una silla de ruedas. Ese no es tu papá, le digo, ¡ese es tu esposo!!! ¿Quién te ha dicho?, replica…y añade, si ese es un viejo…!!!!! Y tu, ¿cuantos años tienes?, pregunto 22 años… (91 “en realidad”)… Bien fresca eres, le digo… (Y reflexiono que quizás tenga razón, si ahora vive un tiempo extenso) No me quita la mirada y seguimos conversando ¿Quién más te quiere mucho?, indago… Yo, contesta…… (¿Se refiere a mí? Siempre le repito “Yo… te quiero mucho”) Ah ya veo… ¿Sabes quien soy yo?, pregunto Me observa detenidamente pero no responde… Tu hijita…la más chiquita… ¿de donde me dice? ( ¿si ella tiene 22 años y aún no se casó?) De tu barrigaaaaaa…..le recuerdo Que tontería, dice y muy lentamente voltea la cara al costado izquierdo, sube sus hombros, lleva su mentón y mirada hacia arriba, apreta sus labios, permanece ahí, como haciendo una pausa… Y luego regresa y posa la mirada en mi rostro… y hablamos de su tema favorito: los hombres Bueno Estelita, te vengo a contar que Tengo novio, le digo entusiasta Ah si, esta vez esta se le ilumina el rostro, y baja ligeramente la cabeza y el tono de su voz ¿Es buen mozo?, pregunta, como secreteando… Mucho le digo…pero tiene un problema…tiene dientes postizos….y es calvo Ay no que feo… pobrecito, jajaja, se ríe y agrega… ¡mejor búscate otro! Pero ese es solo uno de mis novios…le digo… En realidad tengo tres…. ¡Bien p…. eres!, replica… Y continúa riendo divertida,…jijijijiji Repentinamente cambia de tema… Señora…quiero irme a mi casa, llévame a mi casa, dice Pero si estamos en tu casa… No, esta no es mi casa…. ( ¿cuál es su casa, ahora? me pregunto) Ya cuando termines de comer me dices donde es tu casa y yo te llevo, ya… Y se queda tranquila.. A renglón seguido observo que lleva puesto un collar de fantasía que le ha regalado mi hermana. Se contenta mucho de llevar joyas…Siempre le gustaron Que lindo tu collar, le digo, ¿me lo regalas?, pregunto No, me dice, ¿Por qué?, pregunto… Porque mi mamá no quiere… Me lo prestas entonces, le pido Me mira, se rasca la cabeza…y responde: Solo Un ratito. Me lo pongo Y ella añade categóricamente, Es MIO!!!! Ok, ya te lo doy, solo quería ver como me quedaba…le digo…. y se lo vuelvo a poner Y me conduce por otro camino: Señora, me dice, me voy a morir ¿Como sabes, le pregunto? Me voy a morir, repite… Yo también me voy a morir, añado…..¿Que te parece si nos morimos juntas? No tu no… Porqué yo no, pregunto, Porque tu no te vas a morir todavía, me dice. Bueno pero algún día me voy a morir y me gustaría morirme contigo..Nos morimos y vamos a visitar a Dios, los angelitos, a tu Mamá, a tu Papá , a tus hermanos y nos ponemos a bailar y rezar en ronda en el cielo.. No señora no me gusta rezar, es muy aburrido No me quiero morir, añade ahora.. Ya pues no nos morimos todavía, le digo. Señora, yo quiero vivir contigo, agrega Le acaricio su pelito Te quiero mucho, le digo Y tu? Un poquito? Yo quiero que me quieras mucho, le digo Un poquito no más…insiste Bueno pues…solo un poquito, pero yo te quiero mucho… Me echo sobre sus piernas Ella piñizca m nariz torpemente Nos quedamos así unos minutos… Al separarnos ella me extiende su mano, yo la cojo entre mis manos y la beso y ella la retira rápido…ya, me dice. Nos miramos de nuevo…y como quedan unos minutos más antes que se vaya a descansar le invito al mundo de la música que siempre le atrae ¿Quieres cantar?, Estelita, pregunto… Hay que cantar, la animo… Ella me mira y escucha atenta… Y con la música de “la Adelita “ de Jorge Negrete, canto: Si Estelita se fuera con otro La seguiría por tierra y por mar Si es por mar…¿que más sigue pregunto Y ella con su voz muy ronca y como muy hacia dentro, añade hablando En un buque de guerra Si es por tierra…sigue hablando… En un tren militar, agrega… Y luego yo canto…. La cucaracha, la cucaracha Y Ella …… ya cantando Ya no puede caminar Y yo…… Porque le falta Y ella…. Porque no tiene…. marihuana para fumar!!!!! Y las dos aplaudimos juntas. Ya señora, ya me canse, afirma Ya me voy, Estelita le digo… Ya vete, me dice…. Y mi besito….le digo Y acerca su boca a mi mejilla y me da un besito Chao Estelita bonita, me despido Chao amorcito…..me sorprende!!!
Y quiero terminar con una frase de Tomás que me acompaña constantemente: “La lección básica en todo lo que hacemos es amar y permitirnos ser amados, aceptar la vida en todas sus formas, vivir sensiblemente el misterio de la vida y atender a los milagros cotidianos con gratitud” Te invitamos a poder hacer un alto en el camino y compartir juntos la intensidad que implica la conciencia de vivir en proceso. Hay un ritmo de crecimiento que no se detiene y un momento preciso para cada experiencia.