Total Pageviews

Friday, July 19, 2013

Consejos de un Millonario a su hijo



H. Jackson Browne Jr.

La vida nos trae una serie de experiencias que nos enseñan principalmente que aquel que ha obtenido el éxito y la fortuna nunca debe de olvidar la humildad y la preocupación por los demás.  El éxito verdadero está en nunca olvidar que uno forma parte de una gran comunidad a la que uno se debe y que nuestros 
logros deben de contribuir a enaltecerla y a nunca olvidarla.  Hace poco ví una serie inglesa de PBS llamada Mr. Selfridge.  Creo que este es un ejemplo de un hombre que lo tiene todo pero que el éxito y la fama se le suben tanto a la cabeza que no sabe medir el verdadero sentido de la felicidad.

Mr.Selfridge


H. Jackson Brown es un autor estadounidense muy conocido por su libro Pequeño Libro de Instrucción para la Vida que integró la lista de los libros más vendidos de Nueva York entre 1991-94.  El segundo volúmen, con el mismo título, también integro esta lista en 1993.
Brown nació en Tennesee donde fue director de una agencia de publicidad en Nashville.  Los pensamientos y palabras sabias que recolectó de conversaciones con otras personas y con sus padres, lo llevaron a escribir estos libros, que originalmente fueron escritos para su hijo Adam antes de que fuera a la Universidad. Este contenía 511 consejos de cómo vivir la vida y que alcanzaron una gran popularidad al ser publicado su libro.  Después de este libro escribió "Vive, Aprende y Compártelo", junto con su esposa Rose Brown, autora de otros libros.
Su obra ha sido traducida a 35 idiomas y se han vendido millones de copias de él alrededor del mundo.  
Jackson nos dice que:  "Muchos de nosotros sabemos qué debemos hacer para que nuestras vidas sean más plenas, pero algunas veces nos olvidamos.  Mis libros son sólo un recordatorio sobre aquellas cosas simples que si son hechas bien y dentro del espíritu del amor, pueden cambiar significativamente nuestras vidas.
He aquí algunos de los consejos más importantes que nos da Brown:


Hijo: 
• Cásate con la persona correcta. De ésta decisión dependerá el 90% de tu felicidad o tu miseria. 
• Observa el amanecer por lo menos una vez al año. 
• Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos. 
• Ten un buen equipo de música. 
• Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa. 
• Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra. 
• Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa. 
• Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada solución. 
• Maneja coches que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena casa. 
• Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. 
• No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe. 
• Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza). 
• Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir. 
• Muestra respeto especial por las personas que hacen el trabajo más pesado. 
• Haz lo que creas que sea correcto, sin importar lo que otros piensen. 
• Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo. 
• Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. 
• Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades. 
• Recuerda el viejo proverbio: sin deudas, no hay peligros ni problemas. 
• No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios. 
• Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. El que no vive para servir, no sirve para vivir. 
• Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno. 
• Confía en la gente, pero cierra tu carro con llave. 
• Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también 'el gran riesgo'. 
• Nunca confundas riqueza con éxito. 
• No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos. 
• No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices. 
• Aunque tengas una posición holgada, haz que tus hijos paguen parte de sus estudios. 
• Haz dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que aparezcan en las fotos. 
• Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes. 
• No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta. 
• No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene. 
• Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida encima de él. 
• No confundas confort con felicidad. 
• Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal. 
• Escucha el doble de lo que hablas (por eso tenemos dos oídos y una sola boca). 
• Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a amigos. 
• Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos. 
• Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento. 
• Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres.
• Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles. 
• La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo.