Total Pageviews

Tuesday, January 14, 2014

Lima Caprichosa: sobre algunas de las muchas cosas que se pueden ver en Lima







Se acerca un aniversario más de Lima, nuestra ciudad hermosa, capital de nuestro Perú milenario.  Lima es una ciudad donde se tejen tradiciones de antaño con lo moderno.  Es una ciudad pujante que crece y se extiende poco a poco hasta sus confines departamentales...la ciudad  va avanzando en todas las direcciones de la brújula y se va poblando, alcanzando los casi 9 millones de habitantes entre nativos e inmigrantes, que integran su variedad cultural para convivir en armonía.  Este año cumple 479 años de fundada en esa misma Plaza de Armas dentro del cuadrilátero de Pizarro y nos ofrece cada vez más, un sincretismo de culturas, y una belleza y modernidad inigualables.

Y como a mí me gusta documentar mis visitas, que no son poco frecuentes, les mencionaré algunas nuevas cosas que como visitante, vale la pena ver.
El Gran Teatro Nacional, al cual me referí en un acápite de este mismo blog, y que se encuentra en funcionamiento en San Borja desde Julio del 2011, está ubicado entre la Estación de la Cultura del Tren Eléctrico y el Museo de la Nación,  el denominado eje cultural de Lima, y se inspiró tratando de sacar a relucir materiales autóctonos del Perú, integrando una tecnología acústica de primera y que aloja lo mejor del arte en nuestra capital.
Allí tuvimos la oportunidad de asistir a una de las mejores actuaciones folclóricas que he tenido oportunidad de ver con  la presentación del grupo Retablo, inspirado en la emblemática pieza de la artesanía ayacuchana, que es un espectáculo de música y danzas peruanas a cargo del Elenco Nacional de Folklore del Ministerio de Cultura.  El telón se abre como un gran retablo y comienzan a aparecer los diferentes grupos folclóricos bailando bailes regionales que recrean tradiciones populares peruanas ligadas a la celebración, la religión y el trabajo, y luciendo un vestuario de primera con una gracia y profesionalismo sin iguales.






Pileta del Convento
Esta vez también fui a la visita  guiada que ofrece  el Convento de Santo Domingo, todos los primeros viernes del mes por la noche.  Es de lo más interesante;  y mientras uno va caminando por los corredores iluminados del convento, uno se imagina cómo hace 4 siglos San Martincito y los curas y hermanos legos, caminaban sobre esas bellas locetas sevillanas del siglo XVII, colocadas a mano, que adornan el piso y las paredes de los corredores, bajo los lienzos que ilustran la vida del fundador de la Órden, Santo Domingo de Guzmán.


 Al centro del bello jardín del convento hay una gran fuente de bronce donde se dice que San Martín lavó el azúcar rubia y la convirtió en blanca. En cada esquina del claustro hay unos retablos de madera espectaculares, que  representan los cuatro misterios gozosos: La Anunciación, Natividad, La Presentación del Niño y la Adoración de los Reyes Magos.
La Natividad


La Torre del Campanario de Santo Domingo, Los Portales y la Pileta.




Sabían que fue en Santo Domingo, en la Sala de recibo, donde José Bernardo Alcedo compuso la música del Himno Nacional del Perú?  allí también se encuentra la silla de madera donde se sentó Juan Pablo II  cuando visitó Lima en 1995.
Santo Domingo es la iglesia y el convento más antiguo de Lima.En un principio se llamó Basílica de Nuestra Señora del Rosario y allí funcionó entre 1551 y 1643 la Universidad Mayor de San Marcos.

Visitamos la vieja biblioteca conventual, que reune más de 25,000 volúmenes, entre los que está la primera crónica de la Orden Dominica del Perú, hecha por Fray Juan de Melendez, y que data de 1681. Allí se encuentra también la obra de La Cristiada, bello poema a la pasión de Cristo de Diego de Hojeda, publicado en Sevilla.España, en 1611.  Igualmente, se encuentran allí, volúmenes de filosofía, teología y datos contables de la época de la Colonia y también libros corales, en latín, con páginas de piel de carnero y tapas de piel de vaca. El techo es una obra de arte, así como lo es el de varias partes de esta basílica.


La Cristiada de Diego de Ojeda



Estuvimos en la Sala Capitular donde funcionó la Universidad y donde todavía se puede ver al medio, una tribuna desde donde se daban clases y donde se sustentaban las tésis delante del virrey,que los observaba desde un balcón.  Si el balcón se abría, el muchacho había aprobado.  Si ocurría lo contrario era porque había sido reprobado. La sillería y los cuadros que adornan este recinto donde se reunían también los curas para tomar las decisiones conventuales, son de una belleza increíble. Hay también un altar con la imagen del Cristo de la Agonía del siglo XVII, donde se dice que San Martín se levitaba mientras rezaba.


En una de las alas de la Iglesia, llamada la Basílica de la Veracruz, se encuentra una reliquia de una astilla de la cruz de Cristo, que se saca un domingo al mes para que se acerquen los fieles a besar la cajita donde se encuentra, y cuyo manejo está a cargo de unos hermanos que se visten con un hábito que tiene una cruz roja enorme en su pechera.
En la Enfermería, se encuentra la tumba de San Martín, con una imagen del santo de la cual se dice es copia fiel de sus facciones.

La escalera que sube al convento tiene una enorme cruz en una de sus paredes, que dicen que puso San Martín para espantar al diablo que andaba rondando por allí para impacientar a sus hermanos frailes.


Hay una sala donde está la imagen en mármol de Santa Rosa de Lima hecha por el escultor maltés Melchor Caffa, imitando la imagen que talló Bernini de Santa Teresa de Ávila.

En el sótano se encuentran la tumba de Santa Rosa de Lima y la de San Juan Macías con sus altares e inscripciones, así como las tumbas de los frailes que fallecieron en el Convento a lo largo de los siglos.

En la Iglesia hay un altar al lado derecho del altar principal, donde están las imágenes de los tres santos con unas urnas a su pies, que contienen reliquias con algunos restos de ellos.



En el segundo piso del claustro, al cual se sube por una grandiosa escalera con techo muy elaborado, se encuentra el Coro Alto de la Iglesia con una sillería tallada que se considera que es las más antigua de Lima.
Hay una sala donde se encuentran varias reliquias de los tres santos, como un pedazo de madera que dicen que hizo crecer San Juan Macías, restos de su hábito, un cajón de plata con reliquias del santo, que se saca en procesión el 18 de Septiembre, una silla de la que se dice que si una mujer se sienta en ella, sale embarazada, algunos escritos de Santa Rosa, copia de la partida de bautismo de ella, copia de la canonización de San Martín, de la firma de él, y muchos otros ornamentos.







La torre del campanario fue diseñada por el Virrey Amat y Juniet, tiene 46 metros de altura, y cuenta con 9 campanas,la más antigua, de 1717 y la más moderna, que data de 1943. Subir hasta la punta es todo un triunfo, ya que las escaleras son muy estrechas y empinadas.  Hay varios niveles.  En uno de ellos hay un museo con vestimentas típicas de la época de la colonia.  Desde allí se tiene una vista impresionante de la ciudad de Lima.  Sobre la cúpula exterior se encuentra una estatua de bronce del Angel de la Fama, que antes servía de faro, y que se dice que miraba hacia la Recoleta hasta 1940, pero que ahora mira hacia el Rímac.











Otra visita importante que hicimos fue a la Casa de Literatura  Peruana ubicada en la Antigua Estación de Desamparados, detrás del Palacio de Gobierno.  Por supuesto que previamente entramos al antiguo Bar Cordano, para comernos una de las mejores butifarras de Lima y a conversar con los mozos que desde 1975, son dueños del restaurante abierto hace 105 años.


La Estación de Desamparados se llamó así por su vecindad con la Iglesia de Nuestra Señora de Desamparados, ahora desaparecida.  Se inauguró en 1912 sobre la antigua estación de ferrocarril Lima-Cerro de Pasco, por encargo de la compañía Inglesa Peruvian Corporation y fue diseñada por el arquitecto Rafael Marquina.  Destacan los maravillosos vitrales al estilo Art Noveau en el techo del local, la escalera al segundo piso, la renovada y  hermosa caseta de venta de boletos, las bancas de fierro forjado y el vagón presidencial "Paquita", nombrado así en honor de la esposa del entonces presidente Oscar R. Benavides. Hasta 1999, desde la estación salían trenes hacia Ancón, Chosica, Callao, San Bartolomé, y a toda la sierra central del Perú.  Actualmente, salen trenes turísticos hacia Huancayo, una vez al mes.

La Casa de la Literatura fue inaugurada en el año 2009 con el fin de incentivar la literatura y en ella se brinda homenaje a los más destacados literatos peruanos. Tiene más de 20,000 libros distribuidos en 16 salas de exposicion en las cuales se muestra la vida y obras de los escritores más sobresalientes  durante las diversas etapas de la historia peruana ( desde la colonia y emancipación, pasando por representantes de la corrientes modernista,vanguardista e indigenista) , como Garcilazo de la Vega, Ricardo Palma, José María Arguedas, José Carlos Mariátegui, Mario Vargas LLosa, Abraham Valdelomar, César Vallejo, Bryce Echenique, y otros, entre narradores y poetas.  En el lugar podemos encontrar bibliotecas interactivas, videos de obras teatrales y de la vida de los autores, audios antiguos y salas de conferencias donde se presentan regularmente muchos autores.  La entrada es gratis y hay visitas guiadas del museo.  Hay un cafecito en el patio frente a las líneas del Ferrocarril, donde uno puede sentarse a leer uno de los libros en existencia en la biblioteca del Museo.








Al costado de la Estación se acaba de inaugurar el Museo de Sitio Bodega y Quadra, una residencia antigua que ha sido remodelada y en la que se muestra la evolución de la arquitectura de la ciudad desde la época de la colonia hasta la actualidad de acuerdo con la demanda de espacio determinada por el crecimiento demográfico. Perteneció al navegante  criollo, Juan Francisco de la Bodega y Cuadra, famoso porque descubrió la zona de Vancouver en Canadá. Bajo la casa de orígen Republicano se han encontrado muros y arcos de la época colonial, así como muchos restos de cerámica, madera y cueros y joyería del período prehispánico y colonial.  En el museo se encuentran muestras de esos objetos.


El museo está conformado por una casa-museo del período Colonial y Republicano y un yacimiento
arqueológico de los siglos XVI, XVII y XVIII.




A lo largo del Jirón Ancash, se han renovado una serie de inmuebles como la Casa del Rastro, la Casa de las Siete Puertas, la Casa Mendoza; sobre esta zona se definió la Lima cuadrada. Más allá está el Parque de la Muralla con la famosa  y polémica estatua de Francisco Pizarro, la Iglesia de San Francisco con sus palomas y secretos corredores y catacumbas, los hostales backpackers, los balcones semi-derruidos o en franca renovación,y muchos otros lugares que definen el carácter de la ciudad.








Lima no sólo ofrece una arquitectura colonial exquisita, sino una agenda cultural muy completa, que permite al residente y al turista, disfrutar por igual, de teatros o cafetines que montan obras de mucho interés intelectual.
Así tuvimos la oportunidad de asistir al recientemente renovado Teatro Municipal, con su patio impresionante, sus faroles coloniales y su estilo barroco de una elegancia sobria que data de 1920.  Aunque éste fue afectado por un incendio que destruyó gran parte de su exterior, se siguieron ofreciendo actuaciones, ya que el escenario y sala principal no sufrieron los efectos del siniestro.
En el teatro se han presentado óperas y actuaciones de todo tipo y nosotros vimos a Magaly Solier en Visiones de la Dama del Cao.  Es una obra que pretende interpretar no la historia de la guerrera Moche, sino la mitología que gobierna su vida. Es una obra ambiciosa, muy bien lograda por Magaly, donde se integra el canto con la danza. Puede ser muy monótona para gran parte de la audiencia.







Otro lugar que vale visitar es el  Palacio Arzobispal que data del siglo XVI, pero que fue renovado en 1924 y en el 2009 fue totalmente restaurado. Este es de estilo arquitectónico neo-colonial desarrollado en el siglo XX, con su capilla de extraordinaria belleza,donde se han casado personas del mundo financiero y artístico.  Juan Diego Flores, nuestro tenor, se casó en este lugar. El Museo alberga una gran colección de Arte Colonial de los siglos XVI, XVII y XVIII.



Para los limeños que regresan a su patria se abre toda una gama de posibilidades de conocer o volver a visitar los lugares más pintorescos e interesantes de la ciudad, así como de participar en muchas actividades culturales que son muchas veces de difícil acceso para el turista que contrata una agencia que programe sus visitas.

Así, un día fuimos a una celebración para la que se había contratado unos cocineros especialistas en caja china, que habían preparado un chanchito ahumado de sabor insuperable. Otro día, tuvimos la oportunidad de visitar a familiares y amigos que tienen viviendas en el Malecón de Miraflores, y desde donde tuvimos una vista espectacular del mar, de los nuevos parques, como el bellísimo Parque María Reiche que tiene flores plantadas sobre unas pequeñas imitaciones de las líneas de Nazca, o fuimos a un concierto en el Parque de Miraflores, u otro en el Centro de Lima en honor a la Semana de Lima.
Chancho al Palo
Concierto en Lima
Parque María Reiche Miraflores


Lima en Octubre se prepara para la procesión de su más santo patrono, el Señor de los Milagros, y allí estuvimos, en su Iglesia tradicional, rezando a la imagen verdadera de la pared sobre el altar,  y presenciando el desfile de sus devotos frente al anda de la procesión...sobando sobre ella, toda clase de 
objetos y dejándole flores al Señor.  Por supuesto que a la salida, nos llenamos de encargos de escapularios, sahumerios, barritas de azufre para quitar el aire del cuello y cabeza, y comimos muchas muestritas de turrón de Doña Pepa, hasta que nos decidimos comprar un par de kilitos del codiciado dulce para llevarlo a nuestra familia.





Todos los años, entre Septiembre y Octubre, se hace una exhibición de ambientes de viviendas, preparados por los principales decoradores de Lima.  Esta exhibición se llama CASACOR. Se elige una casona que se encuentra en mal estado de conservación, y se le renueva.  Esta año le tocó el turno al Palacio Sousa, una residencia  señorial de una belleza incomparable en el distrito de Barranco y la regresaron a su antigua gloria...jardines, fachada, ambientes interiores, terrazas. Es increíble la capacidad creativa y de aprovechamiento de recursos de estos diseñadores, quienes aprovechan insumos nacionales e importados para integrar sus arreglos ambientales. Para muchos, esta exhibición significa el pasaporte de entrada al mundo sofisticado de la decoración comercial y privada, así como también para la venta de materiales nuevos e innovativos de construcción y de arreglos para interiores.  El mundo de las ideas y de la genialidad se ponen a prueba allí. La antigua caballeriza de la residencia y los corrales donde criaban cuyes, los convirtieron por ejemplo, en una cafetería rústica con toldos de yute, calentadores de pared y mesas y sillas artesanales. Se integraron a la decoración, los pisos de tierra apisonada y se aprovecharon los árboles de esa zona para iluminarlos con lucecitas blancas y dar al lugar un ambiente romántico; un maravilloso logro de estos artistas.






Es por esta época tambien, que se hace un remate de antigüedades  en un local abierto o en una gran casona, de esas que todavía existen enredadas entre la maraña de carteles gigantes de propaganda  y de los disparejos edificios que se han construido en las otrora avenidas señoriales de Lima.  Allí se encuentran toda clase de objetos que datan desde la época colonial hasta la actualidad, y que llevan muchos de sus dueños en calidad de consignación, para ser vendidos a precios que la competencia dicta...nada baratos!

Y no podíamos dejar de mencionar a Barranco, un distrito que se ha convertido en el salón de fiestas de los limeños, en especial miraflorinos, y de sus propios residentes. Barranco se ha ido renovando a través de los años y se ha vuelto en un centro cultural y gastronómico importante.  El encanto de un restaurante sobre el acantilado desde el cual se divisa el mar, las peñas criollas, los restaurantes típicos o los diseñados para intelectuales y bohemios, su linda plaza, sus museos y sus iglesias y sus galerías y tiendas de artesanías y de regalos, hacen de Barranco una especie de imán que atrae a jóvenes y mayores.  Cerca nomás, está Chorrillos, con sus acantilados, sus playas populares y privadas y su elefante blanco...el Club Regatas de toda la vida.








En este distrito, no podíamos dejar de visitar el imponente Museo de Pedro de Osma, donde se guarda una colección maravillosa de arte colonial. Pero como cuesta medio caro entrar, pues nos limitamos a ver la lindísima colección de artículos de plata que están en un pabellón separado a un costado del hermoso jardín.  Por supuesto que el guardián me permitió darle un vistazo al salón principal de la casa, donde está la colección colonial y las ventanas con los lindos vidrios de colores...y hasta tomé clandestinamente unas fotitos.

La casa perteneció allá por 1907, a los padres de Pedro de Osma...Pedro de Osma y Pardo y Angélica Gildemeister, quienes se la dejaron al morir, a sus hijos Pedro y Angélica.  Pedro coleccionó entre 1936-1967, estos objetos de arte virreinal peruano adquiriéndolos poco a poco del patrimonio familiar.  Todos estos objetos los exhibía previa cita, entre sus amigos y conocidos.  Cuando Pedro murió, su hermana Angélica heredó la casa y se creó una fundación con el nombre de los hermanos, a través de la cual se apoya a obras sociales y a través de la cual se adquiere obras artísticas para su exhibición en el Museo.


Colección de santos virreynales.  Al fondo, las ventanas de colores.

La sala de platería está junto al pabellón de exposiciones temporales, y allí se exhiben objetos de plata como reliquias, instrumentos religiosos, utensilios, joyerías y armas de plata.  También hay colecciones de textiles, libros, monedas y grabados que datan de las épocas prehispaníca, colonial y republicana.





En ese mismo día tuvimos la oportunidad de conocer la Casa Museo de Mario Testino.  MATE se establecio para acomodar y conservar una gran colección de fotografías de Testino.
 También, la misión de Mate es la de promover el intercambio cultural y artístico, exponiendo obras de artistas peruanos e internacionales  y proporcionando una plataforma dinámica que permita la exposición de aquellas a nivel nacional e internacional.  Así se promueve también, un entendimiento mayor entre todas las culturas del mundo.





Vimos una exposición de  con fotos modernistas, Piruw, que es el nuevo proyecto fotográfico de los fotógrafos Leslie Searles y Musuk Nolte, que capturan a través de su trabajo, la realidad de un país místico.  En ella se exponían imágenes de diversos pueblos de la sierra y comunidades nativas de la selva central, además de festividades como La Virgen de la Candelaria y el Qoyllur Riti en Puno y Cusco, respectivamente.





 Por su parte, Ernesto Benavides, un joven fotógrafo, expuso una colección de fotografías sobre el trabajo en las islas guaneras de de la costa peruana, a la que llamó Wanu.  Sus fotografías son casi todas en color sepia y con marcos rústicos hechos con madera de cajas empaquetadoras.



En el museo se venden publicaciones que ilustran las diferentes exposiciones que se han hecho. 
Alta Moda, fue una exposición con la que se inauguró MATE hace alrededor de 2 años, con fotos bellísimas que aparecieron en Vogue Internacional, donde trabajo Mario, y que después se plasmaron en un libro increible sobre las telas nativas y modas típicas peruanas. 
El restaurante es de primera, y en él se sirven, en un ambiente elegante pero sencillo, platos que están muy bien presentados y preparados.

En Barranco también tuvimos la oportunidad de ir al restaurante Cantarrana, adonde se come rico y donde los visitantes ilustres e intelectuales comen en un ambiente de bodega tipo Queirolo en Lima o Pueblo Libre, o el Cordano en Lima o el Restaurante Bolivariano en Pueblo Libre. En sus paredes hay fotos de los muchos visitantes, y muchas firmas y pensamientos escritos con lápiz sobre las paredes.  De allí me copié yo y hace tiempo escribo,con lápiz negro, a lomo pelado y sobre mis paredes, pensamientos que me gustan.


Caminar por Barranco, ver una puesta de sol, admirar las diversas construcciones viejas pero señoriales que allí se conservan, entrar a su pequeña Iglesia de San Francisco y pasear por su encantadora plazuela  a la sombra de los árboles y recorrer las calles con muros altos o su enormes cercas de fierro, que parecen que semejaran barrotes de cárcel (Mamita, Los chilenos! Cuando la guerra con Chile, cercaron las casas con barrotes de fierro para que los atacantes no se metieran a las casas a robar sus enseres o a raptar a sus hijas) que nos traen recuerdos añejos de paseos durante nuestra niñez. Hay parques, malecones, carretillas que todavía venden venden emoliente y dulces y galletas, flores de miles de colores, palomitas que hacen un sonido muy característico y que todavía se paran sobre las antiguas claraboyas de los techos de las viejas edificaciones...Barranco es encanto.  Bien decia Abraham Valdelomar:  "Vengo a Barranco a lavar mi espíritu en la diafanidad del cielo y a perfumarlo".  En Barranco vivieron grandes figuras de la poesía peruana, como Martín Adán y José María Eguren.
Galerías


café y tienda







Venta de Artesanía


Últimamente, se acaba de abrir un elegante Hotel llamado el Hotel B, en una casa renovada que antiguamente fue la casa de verano  de los García Bedoya. Tiene cuadros de pintores famosos y su decoración es ecléctica.  Allí tomamos un tecito con su sanguchitos y algunos dulces, mientras admirábamos una colección de pinturas de Pancho Fierro prestadas por la galería vecina de Lucía de la Puente.

 En el Centro de Lima, en el Museo de Arte de Lima, pudimos ver una colección increíble de pinturas de José Sabogal, nuestro pintor iniciador de la corriente indigenista en el Perú y promotor del arte popular,colaborador de la revista de vanguardia, Amauta, fundada por Jose Carlos Mariátegui, y sobre la que él sugirió cómo se llamaría y de la cual diseñó su carátula.  Sabogal se formó desde los veinte años,  en Roma, España y en el Norte de África, y pasó por Jujuy, México y Cusco, antes de llegar a Lima, donde ya estaría profundamente influido de interés por los temas autóctonos.
Entre sus obras más notorias está el Mural de las Virtudes, pintado por él en 1945, el Inca y la Ñusta, el Varayoc de Chinchero y retratos de pintores amigos y personajes de esa Lima de sus tiempos.









 Quiero mencionar especialmente, la visita al maravilloso Museo Amano de San Isidro.  Este Museo fue creado por el señor Yositaro Amano en 1964.  Él llegó al Perú en 1951 y se comenzó a interesar en las antiguas culturas peruanas y a coleccionar piezas de aquellas. A medida que se fue incrementando su colección decidió construir el museo.
Es un museo que contiene piezas de arte precolombino.  La colección del museo comprende piezas de cerámica, tejidos y objetos varios de todas las culturas peruanas precolombinas, destacando especialmente, la colección de tejidos de cerámica y cultura Chancay.  Quién creyera que fueron estos últimos los que poseyeron esas técnicas tan refinadas para tejer textiles y encajes de una fineza increíble.  En el museo podemos encontrar una gran variedad de tejidos pintados, finas gasas y tapices multicolores.
También  hay una colección de muñecos tejidos de la cultura Chancay.  Sus cuerpos son de totora y sus rostros son tejidos con la técnica del tapiz y están vestidos impecablemente según su género. 
Estos objetos pudieron conservarse en sus tumbas gracias a la ausencia de lluvia en la costa, que permite que los entierros en arena se conserven muy bien.
El museo brinda ayuda, también, a estudiosos e investigadores peruanos y extranjeros, así como también realiza la labor de difusión a través de diversas actividades culturales. El museo realiza visitas guiadas completamente gratuitas, previa cita.






Por allí nos fuimos también, a las famosas Lomas del Manzano, en el distrito de Pachacamac, uno de los últimos valles verdes de Lima, donde los cerros se tiñen de un musgo verde que le dan un lindo aspecto al entorno. Comimos una riquísima parrillada con Chancho al palo y otras exquisiteces, y hasta presenciamos la procesión del Patrono del pueblo.  Parece que la gente busca ahora pasar algunos momentos en el campo o campiña, y hay muchos lugares que se están lotizando, puesto que gozan de un agradable microclima que los permite alejarse de la humedad de Lima.  También  en el camino hacia las playas del sur, se están lotizando los terrenos al pie de los cerros, al otro lado de la Panamericana (no tan lejos ni tan cerca al mar) con el fin de crear comunidades cerradas que gocen de todas las bondades de vivir en ambientes campestres no tan alejados de la ciudad y que les permitan su traslado a sus centros de trabajo.  La periferia va avanzando.








Las comidas con amigos y familia, una visita a un mercado de flores extraordinario en Surco,







un almuerzo con buffet y con orquesta incluida en un restaurante preferido, un día de compras en el popular centro comercial Gamarra que se inició con el comercio informal y es ahora, un mercado pujante, una viajecito organizado por la Municipalidad de Surco a nada menos que la Colonia del Pozuzo y muchas otras actividades, llenaron ampliamente nuestro calendario de estadía en una Lima que por no bañarse frecuentemente con una refrescante lluvia, no muestra el diamante que se esconde bajo su manto.  Para los que la conocemos profundamente, es una joya en bruto que necesita pulirse para brillar con el mejor de sus esplendores.


Lima querida, desde lejos te deseamos un muy Feliz Aniversario!

Lucy Valdivieso
Nueva York, 18 de Enero de 2014










 Abraham Valdelomar, “Vengo a Barranco a lavar mi espíritu en la diafanidad del cielo y a perfumarlo”. Vivieron en Barranco grandes figuras de la poesía peruana como José María Eguren y Martín Adán.