Total Pageviews

Sunday, June 21, 2015

A Mi Papá en el Día del Padre

Hace dos años que me mi papá se fue, plácidamente, mientras dormía en su cama. Dicen que les había dicho a todos que mi mamá ya había venido por él, pero que no quería irse todavía. Muchas veces le había preguntado si le tenía miedo a la muerte, y siempre me dijo que ya había cumplido su misión y que ya estaba preparado. Yo creo que eso no era tan cierto. Creo que tenía miedo de enfrentarse con Dios y no estar seguro de qué se le reprocharía o que le hubiese faltado ayudar más a quien lo rodeaba.
Me hizo recordar algunas estrofas de esas Odas a la Muerte de Su Padre de.Jorge Manrique que dicen:
“Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte  tan callando…
“…Nuestras vidas son los ríos  que van a dar en la mar, que es el morir; allí van los señoríos derechos a se acabar y consumir;  allí los ríos caudales, allí los otros medianos y más chicos, y llegados, son iguales los que viven por sus manos y los ricos.
" No tengamos tiempo ya  en esta vida mezquina por tal modo, que mi voluntad está conforme con la divina para todo;  y consiento en mi morir con voluntad placentera, clara y pura, que querer hombre vivir cuando Dios quiere que muera  es locura. …
Y así se fue mi viejo, ejemplo de honradez , buen padre en su capacidad, un luchador por la igualdad y justicia, a pesar del mundo en que se desenvolvía. Y aquí nos quedamos todos, tratando de seguir su buen ejemplo, agradeciendo sus preocupaciones y queriendo ser fieles a la idea que se forjó de nosotros.
Creo que aprendí muchas de sus lecciones y hoy lo recuerdo no en el cementerio, donde jamás lo he visitado, sino en cada gota de su mar querido, en los árboles y la naturaleza que tanto quería, en cada una de las arenas de las playas que recorrió, en los cerros que alguna vez fueron fondo de mar y que nos hacía trepar triunfantes hasta la cima, en sus libros de marino frustrado por las obligaciones familiares, en los recortes de cocina criolla o de literatura peruana que pacientemente guardaba para mí, en todos mis recuerdos de niñez y juventud y adultez….allí estará siempre en mi memoria. Porque en último caso, la vida continúa más allá de nuestra presencia física…porque la memoria es la manifestación del espíritu que nos acompañará hasta nuestra propia muerte. Por esto creo que el que comparte sus recuerdos perpetúa a su gente…y mi padre se encargó de hacerlo siempre.
Así que Feliz Día del Padre para ti papá de ayer y siempre y Feliz día del Padre para mi esposo y los padres que me rodean.

Lucy Newton de Valdivieso                                                              21 de Junio de 2015