Total Pageviews

Saturday, October 24, 2015

HACIENDO POSIBLE LO IMPOSIBLE: El Centro Ann Sullivan del Perú


Doctora Liliana Mayo

Conocí a la Dra.Liliana Mayo en una Gala Benéfica del importante evento anual de decoración y diseño Casacor, en Lima, Perú.  Casacor apoya al Centro Ann Sullivan del Perú, una organización de educación sin fines de lucro creada por Liliana en Perú en 1979, para servir  a la comunidad de personas con habilidades diferentes.  Desde hace 16 años, el íntegro de las recaudaciones de la noche de inauguración es destinado a esta Institución.
CASACOR 2105

Había oído hablar mucho sobre la gran sensibilidad de Liliana por boca de una madre agradecida cuyo hijo asiste desde hace 20 años al Centro.  Pero nunca estuve preparada para la emoción que me causó conocerla y oír de su boca la historia de los inicios de este proyecto que materializaría los sueños de una jovencita de 24 años, con montones de buenos deseos, empatía y sensibilidad. Y que por  una casualidad del destino, encaminó su vida a formar una institución que marcaría la diferencia para aquellos individuos hasta esos momentos, dejados de lado, ocultados o desatendidos…los niños y adultos con habilidades diferentes. 
Nada más hablar con esta bella mujer y oír su relato, me dio serias esperanzas sobre la existencia en el mundo de personas que dejan atrás sus egoísmos personales para convertirse en agentes de cambio de una sociedad, en la que normalmente la comodidad suplanta al esfuerzo,  por el progreso comprometido para lograr en conjunto hacer posible lo imposible.
Gracias a su gentileza, he tenido la oportunidad de acudir al Centro Ann Sullivan, y previa recepción de honor con unas bellas flores y show montado por las madres,   he podido ver de primera plana, la labor tan importante que se realiza tras sus puertas. He tenido la suerte de poder conversar con madres comprometidas y agradecidas, visitar las aulas, su gimnasio, el auditorio, el consultorio dental al cual hace poco la Universidad Peruana San Martin de Porres ha donado material para su instalación y  mejoramiento.  Conversé con alumnos y con profesores entusiastas, con alumnos de las universidades peruanas e internacionales, y hasta presencié una clase en la que se utilizan perros mascotas para enseñar a los alumnos.    


FOTOS DE MI VISITA
    

Show de Bienvenida a cargo de las Madres
Bienvenida a  Visitantes
Estudiantes Franceses los Visitan

Perros Maestros

Premio de Víveres a Alumna
Pabellón de Odontología


Gimnasio

Tabletas descansan sobre parantes artesanales
Profesora de Computación
Parantes Artesanales hechos por Alumnos




Madres de Alumnos del Centro

Bonsais
Huerta



Decano de Facultad de Odontología  USMP
Más Plantas














Lo que comenzó como un castigo de los profesores de la Facultad, adonde Liliana se especializaba en Psicología Clínica, por tener el “cuajo” de  ahondar en el revolucionario análisis del comportamiento humano  y sus efectos y de cansarlos con sus preguntas, originaría el inicio de una casualidad que luego se convertiría en uno de los proyectos más importantes e innovadores en la educación de individuos con habilidades diferentes en el Perú.  La “preguntona” fue enviada a trabajar con niños de escuelas de educación especial.  Allí conoció a una niña autista de cinco años y se propuso el reto de rehabilitarla e integrarla a una sociedad en la que en aquel entonces rechazaba a las personas con discapacidades cognitivas y de comportamiento y cuyo gobierno no les ofrecía alternativas educativas concretas.  Así comenzaría su interés por el análisis del comportamiento humano y de las técnicas para el  tratamiento de estos individuos.  Su experiencia la llevaría a interesarse por fundar  un colegio  que acogiera y rehabilitara a personas con estos problemas y les diera presencia en  una sociedad que hasta el momento los consideraba incapaces de contribuir a su desarrollo.  Gracias a la generosidad de sus padres, Liliana pudo empezar su dedicada obra en 1979, en el garaje de su casa.  La llamó Centro Ann Sullivan como reconocimiento de la labor dedicada  de la profesora de la célebre escritora y activista ciega, sorda y muda, Hellen Keller.  Y así empezó el largo camino que la llevó a estar al frente de una institución con local propio, que a lo largo de sus 38 años, ha ayudado a más de 5000 familias  y que atiende anualmente a más de 400 alumnos con diferentes problemas cognitivos, que reciben una educación supervisada de  parte de profesionales especializados.
En esta larga jornada, su persistencia y empuje la llevaron  a la Universidad de Kansas donde estudió por doce años, un semestre al año cada vez, los modelos del comportamiento humano y el impacto de los sentimientos y creencias sobre sus acciones,  para poder obtener herramientas que le permitieran enseñar a personas a las que les llamó “con habilidades diferentes” a integrarse al mundo de su entorno, y que se les reconocieran sus capacidades como individuos útiles para la sociedad. Allí obtuvo su  maestría y doctorado en Desarrollo Humano y Vida Familiar (Human Development and Family Life).
En 1981, en la Convención Anual de la Asociación Americana de Psicología, conoció a la Dra.  Judith Le Blanc de la Universidad de Kansas, Texas, célebre psicóloga de la cual Liliana había leído muchos de su libros, y la convenció para que viajara a Lima y conociera la labor que se venía haciendo y la ayudara a entrenar a su equipo de profesores.  La Dra.  quedó  tan  impresionada con los logros del Centro, que hasta el día de hoy ella y la Universidad de Kansas se han convertido en grandes mentores y colaboradores de las actividades de esta Institución.  Más de 300 estudiantes y profesores de esta universidad, aprovechando la generosidad de American Airlines, han visitado el Centro para aprender la metodología de enseñanza y contribuir a su perfeccionamiento.
Hoy en día esta Institución se ha convertido en un gran centro de capacitación para alumnos de las diversas universidades peruanas e internacionales, que colaboran activamente en la implementación de programas de enseñanza y atención relacionados con informática, odontología, oftalmología, neurología, pediatría, genética, psiquiatría y psicología, nutrición y terapia física.  La atención a los alumnos en estos campos es indispensable para que desarrollen sus potencialidades al máximo.  Los profesionales  de estas ramas que contribuyen con el Centro son todos voluntarios.  El Centro Ann Sullivan ha sido reconocido globalmente por sus contribuciones a la investigación y a la educación de personas con habilidades diferentes (autismo, deficiencias cognitivas, síndrome de Down, parálisis cerebral y otras limitaciones físicas o cognitivas).   Universidades como las de Illinois, Harvard y Kansas han invitado al Centro Ann Sullivan a compartir sus experiencias.
La filosofía del Centro Ann Sullivan:  “Juntos hacer posible lo imposible”, se basa en las palabras de Helen Keller:  Solos podemos hacer muy poco; juntos lograremos muchas cosas”.  La idea es integrar  a los alumnos desde muy niños, a la sociedad que los rodea, no pensando en sus incapacidades sino en sus potenciales.  El Centro cuenta con una escuela de familias, donde los padres, hermanos y  demás miembros de la familia que deseen, aprenden a enseñar a sus hijos y a apoyarlos en su inclusión social.  Se postula que el 70% del éxito del programa depende de la participación de la familia en el proceso de aprendizaje, y el 30% en los profesores.  Cada familia tiene un plan individual que se adapta a sus circunstancias, y reciben alrededor de 171 horas de entrenamiento anuales.  El ingrediente primordial de esta relación está basado en el amor filial, en el deseo de “enfrentar al toro por las astas”, y no dejarse vencer por la impotencia de solucionar lo que es solucionable.  Aquí se trata de que todos contribuyan a lograr que los estudiantes se vuelvan independientes, productivos, sociales y felices.  Al estudiante se le trata como persona y se le educa en un ambiente diseñado para enseñar comportamientos funcionales que son naturales en el mundo de todos los días.  Se les enseñan situaciones reproducibles en los diversos ambientes donde ellos se relacionarán y se requiere la colaboración del núcleo familiar y de empleadores para conseguir la seguridad, adaptación e inclusión de estos individuos en el mundo real.  El respeto y el estímulo positivo son ingredientes importantísimos.  Todos los alumnos viven en sus casas.  Más del 60%  de los alumnos vienen de hogares con extrema pobreza.
A los alumnos se les enseña a utilizar sus habilidades para ser útiles en la sociedad y hacer uso de ellas para trabajar en diferentes empresas e instituciones públicas y privadas donde ganan sueldos y perciben beneficios acordes con los de los trabajadores regulares.  El programa tiene éxito porque es un esfuerzo integrado de las familias, escuelas, comunidades y centros de trabajo.  Las empresas declaran que las personas con  habilidades diferentes poseen cualidades que muchos empleadores desean de sus empleados:  ética profesional, buena disposición en el trabajo, lealtad, y deseo de perfeccionamiento de sus destrezas. Un estudio de Harvard ha establecido que en los centros de trabajo donde se empleó a estas personas, aumentó la productividad en un 20%.
 En el Perú existe una ley para personas con discapacidades (Ley General de la Persona con Discapacidad # 29973), y en uno de los artículos se establece que las empresas deben tener un porcentaje de no menos del 5% de personas discapacitadas empleadas en el sector público y 3% en el sector privado.  A pesar de esto, en el Perú todavía se le niega a los minusválidos el acceso a muchos lugares públicos o al uso del transporte público.  El Centro Ann Sullivan está trabajando para denunciar el incumplimiento de estas leyes, haciendo uso de los medios de comunicación y tomando contacto con legisladores y personas influyentes en el gobierno.
Alrededor de 100 alumnos del Centro están trabajando ahora en las empresas (60 % de ellos tienen autismo) y 100 de ellos asisten a colegios regulares.  Hay muchos muchachos que se han convertido en el sostén de sus familias y en individuos productivos.  El Centro hace un seguimiento constante del trabajo de sus alumnos y los asesora en caso de que necesiten ayuda.  Es bueno saber que en el Perú hay más de 250,000 niños en edad escolar que sufren de discapacidades, pero solo 51,000 están matriculados en la escuelas…17,000 en escuelas de educación especial, y 34,000 en escuelas regulares.  Sólo 1.5% de estos últimos, recibe atención adecuada. 
La educación que se recibe en el Centro es un tipo de educación que dura y se renueva toda una vida, y está diseñada  para enseñar a los estudiantes y su familia desde que estos nacen hasta su adultez                                                                                                   
El entusiasmo de Liliana es tan contagioso, que hoy en día el método del Centro Ann  Sullivan se aplica en diversos países del mundo como Panamá, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, España, y el más reciente, en Nigeria.  El Centro provee información en español a través de su Web:  annsullivan.fundacióntelefónica.org.pe.  El CASP financia parte de su presupuesto anual de $1.1millones de dólares, a través de honorarios por consultorías obtenidos en los diferentes colegios de Latinoamérica y Europa que están adoptando el currículum de esta institución.
También contribuyen a través de programas de instrucción para personas con  habilidades diferentes en las áreas rurales desatendidas, proporcionando información y enviando a grupos de padres e hijos del Centro a estos lugares, para capacitar a familias de ingresos limitados, y para guiarlos en la obtención de soluciones para su educación.  Gracias al avance tecnológico, utilizando el sistema Elluminate-Live System, muchas familias de provincias y de los medios rurales, así como en el ámbito internacional, están recibiendo educación a través del internet.
Los profesionales que trabajan en el Centro, mayormente educadores y psicólogos, están constantemente siendo actualizados y capacitados para la enseñanza.  Reciben alrededor de 4 a 6 horas de educación profesional semanal.
Organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y Autismo Habla, han reconocido su gran esfuerzo y Liliana ha sido invitada por estas y otras organizaciones alrededor del mundo a dar varias conferencias sobre los logros obtenidos con personas de “habilidades diferentes” y sobre la metodología usada para su educación. Se ha presentado en 2012 en TEDxTukuy (evento independiente con licencia de TED), que nace por el deseo de compartir ideas que valen la pena en el Perú y tiene el fin de difundir estas ideas y experiencias para lograr un cambio positivo en el país. 
La pasión y el optimismo de Liliana, así como la de los profesionales  y personal voluntario que ahora contribuyen  a la marcha del centro, han contagiado  a muchas organizaciones, que maravilladas por la labor lograda, han contribuido monetariamente para el mejoramiento de sus instalaciones y programas.  El 80% del presupuesto del Centro es financiado por organizaciones internacionales.   La fama del éxito de su método de enseñanza ha convencido y entusiasmado a muchas empresas y fundaciones a contribuir a esta noble causa.  Así, centros como Annie Sullivan Enterprises, una organización dedicada a ayudar a estudiantes minusválidos de bajos recursos, les hizo una donación.  Los miembros de la fundación Cristiana para Niños y Adultos Mayores de Kansas City, que ayuda a niños alrededor del mundo, pagan $50.00  al mes para apoyar a 42 estudiantes de la Doctora Mayo.  Varias Iglesias del área de la Ciudad de Lawrence, Kansas, donde Liliana estudió, hacen una colecta anual para su causa.  La familia Spader de Kansas, ha contribuido con  alrededor de $160,000.00 para la construcción del centro, y actualmente siguen ayudando con $3,000.00 mensuales.
Pero no todas las donaciones han venido de los Estados Unidos; la Lotería Postal Holandesa les otorgó una gruesa suma de $800,000.00 para la construcción y ampliación del local.  Asimismo, un pintor holandés, Joop van der Wal hizo la donación del importe obtenido por la venta de 40 de sus pinturas.     
El 50% de los alumnos son becados y para los demás, se utiliza el sistema de pago por escalas de ingreso. 
Por su trabajo con las personas con habilidades diferentes, la Dra. Mayo ha recibido muchos premios y reconocimientos.  Entre ellos están: La Órden del Sol 2007, el máximo honor que da el Gobierno Peruano como símbolo de gratitud nacional, y por reconocimiento de los servicios distinguidos o méritos excepcionales prestados a la nación; la Medalla de Honor del Congreso de la Republica; Premio al Adulto Mayor más distinguido en el Campo Social 2014; el mayor honor que otorga el Gobierno Español, el de la Reina Sofía 1999 (la reina Sofía visitó el Centro); la Medalla de la Defensoría del Pueblo para los luchadores por los derechos humanos; el reconocimiento de la Universidad de Kansas por servicios distinguidos;  y ha sido condecorada por los gobiernos de Panamá y de Santo Domingo, entre otros.
Los medios de comunicación, a través de periódicos, revistas, radio, y programas de televisión, han sido una gran ayuda en la difusión de las tareas del CASP.  Muchos padres y alumnos se han enterado  a través de ellos de los beneficios del Centro y han esperado pacientemente para ser incluidos en sus aulas.  Se necesita ayuda, donaciones e interés principalmente de la población peruana local y del mundo, para que la tarea se vaya magnificando.
Decía Hellen Keller: " La Ciencia puede haber encontrado la forma de curar muchos males; pero no ha encontrado remedio para el peor de ellos…la apatía de los seres  humanos.”  Liliana  es una persona que ha desafiado esa apatía y merece que la comunidad latina, en primer lugar, así como las comunidades del mundo la apoyen en esta tarea enorme que es la de traer no sólo consuelo sino integración real a todas esas personas  con habilidades diferentes y a sus familias.    
Si desean hacer donaciones o para cualquier referencia, por favor tomar contacto a través de su web : http://www.annsullivanperu.org o  con la Dra. Liliana Mayo e-mail:annsullivanperu.org.     
Dirección del Centro:  Calle Petronila Álvarez # 180, 5ta.Etapa Urb. Pando, San Miguel, Lima 32, Perú



Lucy Newton de Valdivieso                                                         22 de Octubre de 2015