Total Pageviews

Friday, June 17, 2016

Hotel Inkallpa del Valle Sagrado del Cusco







Este alojamiento es muy recomendable, por la amabilidad de sus hosteleros, por el ambiente familiar, por la comodidad de sus aposentos, por la belleza del terreno donde está asentado,  y porque ofrece un hospedaje que está al acceso del viajero medio que no cuenta con los medios  económicos para elegir hoteles con tarifas elevadas, y que sin embargo proporciona una estadía muy confortable.
Inkallpa se encuentra situado en el pueblo de Yanahuara, a  15 minutos de la Plaza de Armas de Urubamba y del santuario del Señor de Torrechayoc.  También está cerca a las Salineras de Maras.  Tiene una calificación de 4 estrellas y cuenta con 36 habitaciones distribuidas en pequeños condominios de dos niveles rodeados de jardines perfectamente diseñados y de pintorescos caminos de acceso hechos con piedras de canteras locales. Los cuartos no cuentan con televisores con el fin de inspirar el descanso y relajación total
Cuenta con servicios convenientes como un Spa, parqueo libre y un centro de conferencias.  Ofrece WI-fi limitado en la zona de la recepción.
Lo interesante de este hotel es que es la culminación de un sueño familiar en el que los padres e hijos se han unido para meter hombro y trabajar unidos para sacar adelante su empresa.  En su construcción colaboraron todos de alguna u otra forma, desde hacer las lámparas para los comedores y salones en forma artesanal, hasta eligiendo los colores de la piedra y tierra que viene de las canteras vecinas como Ollantaytambo y Maras.  Ha sido un trabajo arduo, pero hoy todos trabajan en armonía para ofrecerle al huésped hasta la más ínfima satisfacción a  todos sus caprichos y darles la máxima comodidad posible.
Es un hotel en el que es prioritaria la sostenibilidad del ambiente y el promover el desarrollo de la comunidad  adyacente, así como difundir la cultura andina.  El 85% de los materiales de construcción del hotel es biodegradable.  La  mayor parte del adobe usado en las paredes exteriores fue hecho en las premisas del hotel y retienen el calor de los rayos solares, que luego es liberado en las noches cuando baja la temperatura.
Separan todos sus residuos; depositando solo el 30% a la basura el resto es separado en:  orgánico, latas, envases plásticos, vidrio, cartón y papel.
Con los residuos orgánicos hacen composta para los jardines. Los demás residuos reciclados son vendidos por peso a recicladores.  Con el dinero recaudado y el apoyo de algunos amigos, han ayudado  a realizar mejoras a la escuela de Yanahuara.  Hasta el momento han colaborado con 2 impresoras, artículos de cocina, hojas bond, adobes para la infraestructura y pagan parcialmente el sueldo de una auxiliar de educación inicial. Se está iniciando, también, el apoyo a la escuela de la comunidad alto andina de Chupani (4000 m.s.n.m).
Realizan un mantenimiento periódico para comprobar que no haya goteras ni fugas en las tuberías y grifos.
Se utilizan foco ahorradores de energía  y control de encendido de las termas.
“Promovemos el desarrollo de nuestros vecinos capacitándolos en el trabajo, prefiriendo los servicios de personas y empresas de la zona.  Nuestro deseo es que en Valle se desarrollen emprendimientos turísticos, agropecuarios, culturales, etc.  Estamos convencidos que con más empresas se generará más valor y bienestar en el Valle.  Sabemos que el desarrollo demanda mejorar la educación; por eso tenemos un programa de formación laboral y contribuimos a mejorar la educación en el Valle.”
Hemos cuidado que nuestras instalaciones no contaminen y usen racionalmente el agua.  Promovemos el tratamiento adecuado de los desechos con la comunidad y con otras empresas del Valle.  Somos admiradores de la cultura andina buscamos identificar y difundir la cosmovisión, los conceptos y las prácticas que permitieron a nuestros ancestros andinos hacer un asombroso aporte a la humanidad.
En el hotel se realizan toda clase de actividades como caminatas a las comunidades para observar la preparación de la chicha, aprender sobre plantas medicinales y sobre tintes naturales y los tejidos.
Asimismo, se practican varios deportes como bicicleta de montaña, paseos en cuatrimotos por los sitios arqueológicos y lugares adyacentes, y caminatas diversas.                 
Se practican también varias ceremonias de raíces andinas y orientales y por medio de instrumentos como tambores o cuencos tibetanos o de cuarzo, crean frecuencias que ayudan al cuerpo a entrar en armonía.
Fue una experiencia interesante alojarnos en este lugar idílico.