Total Pageviews

Friday, June 17, 2016

LOS HOTELES SOSTENIBLES EN EL VALLE SAGRADO DE LOS INCAS




En el mundo cada vez hay una tendencia mayor a proteger el ambiente. Con eso del calentamiento global, tenemos que encontrar soluciones factibles que nos permitan prevenir y retrasar los efectos del cambio en la atmósfera y en los climas de la tierra.  En todos los países se están adoptando una serie de medidas que se traducen en políticas sostenibles. 
Una de ellas es la de la construcción de hospedajes que respeten la biodiversidad de su entorno, el uso responsable de la energía, el ahorro del agua, el tratamiento de la residuos generados a través del reciclaje,  el uso de materiales de construcción y de fabricación de muebles con materiales biodegradables y el uso de productos naturales  y  de los cultivados en huertas propias sin el uso de pesticidas contaminantes para los alimentos que allí se ofrecen.
Para la redacción del presente informe, nos dedicamos a recorrer un grupo de hoteles en el Valle Sagrado del Cusco, que ofertan  una propuesta ecológica sostenible, y que a la vez, satisfacen la demanda cada vez mayor de parte del turismo interno y externo  en nuestro país.
Vale explicar que en el Perú, el incremento de la demanda hotelera surgió a partir del año 2000  como consecuencia del crecimiento económico  de nuestro país debido a las condiciones favorables del mercado mundial y a la demanda de minerales que forman parte de nuestras exportaciones, las cuales generaron una consecuente confianza en las inversiones dentro del país. 
El clima de seguridad establecido después de un período de violencia social, los recursos turísticos que presenta nuestro país, la elección de Machu Picchu como una de las siete maravillas del mundo moderno  y el nombramiento del Perú como mejor destino gastronómico del mundo por cuatro años  consecutivos,  han incrementado enormemente la demanda turística extranjera y nacional; siendo el Cusco, el principal destino. 
Todos estos factores, además han propiciado una mayor demanda por el turismo de lujo para conocer diversos destinos turísticos, como cruceros por la Amazonía, visitas a nuestros monumentos arqueológicos, turismo cultural en las ciudades coloniales, turismo gastronómico o turismo de aventura.  El número de los establecimientos de categorías más altas (hospedajes de 4 y 5 estrella) orientados al segmento corporativo o  de mayor capacidad adquisitiva se ha incrementado en los últimos años, a razón de 9% anual, según la Cámara Nacional de Turismo.
Según cifras recientes, el turismo extranjero se ha incrementado cerca de 24% entre 2011 y 2014, y ha generado $3,382 millones de dólares de divisas para el Perú.  Sólo en el año 2015 llegaron al Perú 3’157,999 turistas; 48% proviene de países fronterizos como Chile, Argentina y Ecuador.  Estados Unidos también ocupa un lugar importante en el número de visitas.  Y de los países europeos, la mayor parte viene de Francia, Italia, Alemania y España.  Entre los países asiáticos que más señalan al Perú como destino turístico, están China y Korea del Sur (Revista Rumbos). Este rubro se  ha convertido en un  importante generador de divisas después de la pesca y minería, y genera un millón de puestos de trabajos directos e indirectos.
 Según datos de PromPerú, el 95% de turistas que visitan el Perú, se dirigen al Cusco  debido a sus grandes atractivos arqueológicos, gastronómicos y ecológicos; siendo Machu-Picchu un destino obligado.  Es sorprendente, pero de los 4 y medio millones de turistas nacionales que viajan por diversas razones al interior del país, aproximadamente, sólo el 3% se dirige al Cusco, debido a que los precios de los alojamientos y comida y visita a los atractivos turísticos, se han encarecido notablemente debido a su incremento como destino popular (MINCETUR, “Perfil de Vacacionista Nacional 2013”).
La actividad turística en el Perú en el año 2012 se ha consolidado como el tercer sector productivo en el Perú, el segundo sector como empleador y el primero en la franja de edad de hasta los 25 años.  Muchos de estos empleos se dan en zonas rurales.
“Este dato nos otorga una enorme responsabilidad como educadores y como formadores, que incide en la sostenibilidad de las diferentes regiones del Perú y, más en particular, en áreas alejadas de las ciudades donde el desarrollo de los jóvenes es tan necesario. Por esta razón, nuestro enfoque este año ha sido la capacitación y las carreras internas, uniendo de esta manera, oferta en el mercado de trabajo y demanda por el aumento de actividad, desarrollando internamente a nuestros líderes para el futuro. Nos enorgullece ser los primeros empleadores de la industria con más de 1400 colaboradores, a quienes damos la capacitación necesaria para desarrollar conocimientos técnicos, complementado con talleres donde ponerlos en práctica y hoteles donde operarlos.  Estamos seguros de que el desarrollo de nuestros colaboradores hoy es sostenibilidad en el futuro(Mario Brescia)
El Valle Sagrado en el Departamento del Cusco abarca  un territorio que se extiende a lo largo del río Vilcanota-Urubamba.  El nombre de Valle Sagrado se aplica al tramo del valle del río Urubamba que comprende los poblados de Pisac, Calca, Yucay, Urubamba y Ollantaytambo.  Es de una extraordinaria riqueza agrícola y está rodeado de fortalezas incaicas y pueblos indígenas que guardan celosamente su cultura originaria y dejan vislumbrar su herencia colonial. Las construcciones de piedra y los andenes donde se preparan los sembríos, guardan una espléndida relación con la naturaleza que los rodea.  En esta zona se produce el grano de maíz más grande de todo el Perú, que tiene más de  mil años  de antigüedad.


 El río Vilcanota fue un rió sagrado para los incas y sus aguas eran consideradas el  reflejo terrenal de  la Vía Láctea y de las divinidades celestiales a las que ellos rendían culto.  En su trayecto, el río une dos de las montañas más sagradas para aquella civilización:  el Salcantay y el Ausangate, considerados como sus apus protectores.  Justo en un filo que desciende del Salcantay, en una elevación rodeada por las aguas del río Urubamba, los incas construyeron en el siglo XV, durante el reinado del inca Pachacútec, la ciudadela de Machu Picchu, donde vivieron estos emperadores y que fue el centro sagrado para el culto de las montañas que lo rodeaban.
Para ver un impresionante video sobre el valle ir al link:https://www.explora.com/hotels-and-travesias/sacred-valley-peru/
Este Valle fue muy apreciado, desde los tiempos incas por su clima benigno y su gran belleza paisajista, y fue un corredor importante  hacia las selvas nubosas o yungas donde se cultivaba la hoja de coca, de enorme importancia ritual en el mundo andino.  En la época de la colonia, las mujeres embarazadas pasaban su gravidez en esta zona, porque su menor altura con  respecto al Cusco permitía que sus niños sobreviviesen.
Allí se encuentran centros poblados como Chinchero, con su Iglesia tradicional sobre una planicie desde donde se divisa el valle, su andenería, su museo de sitio y su feria artesanal de los domingos, donde las  tejedoras del lugar muestran sus mejores mantas y prendas tejidas.




Pisac con su Iglesia donde todavía los días domingos se dice la misa en quechua y asisten a ella los varayocs, autoridad civil encargada del gobierno administrativo del pueblo.  Posee importantes restos arqueológicos y andenería inca donde todavía se cultivan productos regionales.  Es famoso por su feria artesanal, que se muestra en todo su esplendor, los días domingos, y donde todavía se realiza una feria agrícola en la que se intercambian productos agrícolas por medio de trueque.
Maras, salineras parceladas de donde sale una de las sales más puras y codiciadas en el Perú, que se  utiliza tanto  para aderezar los alimentos así como para curar ciertas dolencias de la piel.  Desde tiempos  antes de los incas la sal era un elemento de intercambio, y quien la poseía, tenía poder.

Moray, el gran laboratorio agrícola inca, maravilla científica y herencia de esa época, donde se crearon distintos pisos ecológicos para determinar el crecimiento adecuado de las plantas alimenticias durante el incanato.

Pasamos por  el pueblo de Urubamba con su gran cosmopolitismo, y también visitamos la gran fortaleza de Ollantaytambo con sus infinitas escaleras y su plataforma de observación desde la cual, en tiempos de los Incas, se  podía vigilar la llegada del enemigo u ofrecer rituales a sus dioses. En  el pueblo se preserva viva la cultura de tiempos inmemoriales; allí los pobladores indígenas conservan los viviendas de sus ancestros.  Allí se encuentra artesanía de los abuelitos junto con la artesanía nueva. Por sus calles florece una nueva cultura…la gringa, con los restaurantes que muestran menús escritos en inglés y la adopción de algunas expresiones idiomáticas propias de los visitantes. 

Yucay y Yanahuara todavía conservan el encanto bucólico de su paisaje y son asiento de fundos agrícolas y ganaderos, así como de hospedajes variados.

Todas estas ciudades están rodeadas de las montañas tutelares, a las que hasta ahora se les rinde culto.  A lo lejos se pueden observar los picos nevados, que cada vez se van haciendo más ralos con esto del calentamiento global.  
En la zona del Valle Sagrado, están surgiendo excelentes oportunidades para los turistas para realizar turismo de cultura viva, teniendo la posibilidad de alojarse en casas de nativos y compartir con ellos sus costumbres, tradiciones y labores diarias
También se han establecido importantes hoteles, que permiten disfrutar de la naturaleza andina del Cusco, un mejor clima y menor altura sobre el nivel del mar con relación la ciudad de Cusco.
Las agencias de turismo recomiendan que los visitantes visiten primero esta zona, que tiene menor altitud sobre el nivel del mar, con el fin de que logren aclimatarse mejor y eviten el popular mal de altura.
Sin embargo, debido al incremento del turismo y a la sobrepoblación en el Valle, se ha producido una construcción desmedida de casas y hoteles para alojamientos, encareciendo terriblemente el costo de vida y el de los terrenos.  Según el historiador y agricultor cusqueño, José Tamayo Herrera, El metro cuadrado de tierra está como a 50 dólares, en comparación con el año 1968, en que costaba 12 centavos de dólar.  El campesino es un mendigo sentado en un campo de oro, porque no quiere arriesgarse a vender su propiedad y meterse a trabajar en otro rubro que no conoce, ganando  un sueldo mínimo ínfimo.  Con la superpoblación el costo de vida es muy alto, porque el valle no produce todo lo necesario para alimentar a tanta gente.  Los hoteles traen sus provisiones de Lima y Arequipa, porque la producción local es estacional, poco estandarizada y además insuficiente.
Vista esta introducción sobre demanda de turismo en el Perú, así como el entorno de estos hoteles que inspeccionamos y a los cuales podemos calificar de sostenibles, haré una breve descripción de cada uno de ellos para que el turista educado, tenga un mayor conocimiento de las características de cada uno de estos alojamientos  y de sus ofertas para el turista nacional y extranjero.  Será un comentario sobre su hoja de vida, características de las  instalaciones y sobre su sitial en el mundo viajero. Cada hotel se describe muy escuetamente en esta entrada, pero para mayores referencias, cada  uno de los hoteles nombrados, tiene un lugar especial y separado en este blog. Se puede acceder a cada uno de ellos yendo al índice y buscando bajo Cusco, el nombre que les corresponde.

Este bello hotel, situado a  46 kms.  del Cusco, en el km. 75.8 de la carretera Urubamba- Ollantaytambo, pertenece a la marca Belmond, que suplanta a la marca Orient Express desde el 2014.  Así se ha permitido la creación de una marca propia y no alquilada, y  la uniformización de los servicios que se ofrecen como son trenes y hoteles de lujo bajo una marca paraguas.  Cada uno de los hoteles Belmond tiene como objetivo el conectar a sus huéspedes  con la cultura y entorno de cada una de sus localidades…casonas o lugares históricos, aproximación a monumentos arqueológicos, entornos encantadores donde sus alojamientos se confunden con la naturaleza.  Por su excelencia en los servicios ofrecidos y por  su construcción con materiales sostenibles y adaptación al ambiente ecológico,  por su uso de energía eficiente, alimentación orgánica, así como por sus programas de ayuda a la comunidad  y la educación en temas de bienestar y nutrición, el Hotel Río Sagrado de Urubamba, creado en el año 2009,  ha sido calificado como un alojamiento de 4.6 estrellas.



Maravilloso y lujoso hotel, de decoración moderna, que integra materiales y productos artesanales de la región, y que inició sus servicios en el año 2010.  Es una pequeña fortaleza a la vera de la carretera, con una vigilancia y control especial orientado a la seguridad de sus huéspedes.  Se encuentra situado en la base de la montaña Chiquín, y al lado del río Vilcanota. El hotel ha sido construido sobre un terreno de 118,306 m2.  Es el único hotel de lujo de cinco estrellas, que tiene su propia estación de tren con conexión a Machu-Picchu.  Se encuentra a  38 Kms. de Machu-Picchu y a 90 minutos del Cusco.  Es propiedad del grupo Brescia.  Es miembro de la cadena Starwood Hotels y  está considerado dentro del grupo   Luxury Collection,  que integra hoteles de lujo que se caracterizan por incorporarse al entorno cultural y por tener unas instalaciones acordes con la arquitectura local.  Fuimos escoltadas para visitar el recinto por uno de los jefes de departamento del hotel, quien nos guió con mucha paciencia y orgullo por los diferentes ambientes.

Visitar este hotel fue una experiencia inolvidable.  La concierge tuvo la amabilidad de mostrarnos cada  uno de sus ambientes y su versatilidad.  En el Aranwa, más que en un hotel, da la impresión de estar en un pequeño  y pintoresco pueblo  dividido en  diferentes espacios arquitectónicos.  La recepción del hotel, con su ventanal de colores y decoración ecléctica, no le hace honor a la gratísima experiencia que el visitante disfrutará después.
El Aranwa se encuentra situado a lo largo del Río Vilcanota, en los terrenos de la antigua hacienda Yaravilca del siglo XVII en Huayllabamba.  Tiene una extensión de 10 hectáreas.  Está situado a 10 kms.  de la Plaza de Armas de Urubamba y muy cerca del nuevo Museo Inkarry.  En su construcción se han invertido 18 millones de dólares, y se  han respetado los detalles originales de la época, como la conservación del patio colonial y de la cocina original.  

Entre Apus tutelares y árboles de eucalipto se encuentra esta propiedad establecida por una francesa Petit Miribell, y un suizo, Franz Schiller, ya hace 20 años.  Vinieron con la ilusión de hacer un colegio para ayudar a la gente del  lugar a integrarse al sistema educativo.  Para financiar su tarea altruista, fundaron este  hotel y lo llenaron de acogedoras casitas circulares con tejas y techos a dos aguas, terrazas invitadoras y caminos de lajas llenitos de flores  que adornan el hotel con sus fragancias  y colores.  Las habitaciones están decoradas en forma rústica, pero lujosa, y guardan gran armonía con la naturaleza y montañas circundantes.  Todas las habitaciones cuentan con baño, bañera, secador, acceso a internet, calefacción, caja de seguridad, terraza y camino accesible para sillas de ruedas.  Cada cuarto tiene en su pared un mural pintado por el artista plástico Federico Bauer, que integra elementos de arte popular y paisajistas y que individualizan a cada cuarto…El Ají, La Flor de Kantu o El Picaflor.  Cuentan con alrededor de 43 casitas de diversos tamaños.
La propiedad tiene alrededor de 4,000 árboles de diferentes especies que se han convertido en el hogar de más de 35 aves locales, entre las que se encuentran los picaflores más grandes del mundo, los Patagonia Gigis.

El hotel Inkaterra Valle Sagrado ha sido calificado por Condé Nast como uno de los 60 hoteles mejores del mundo, por su capacidad de combinar extravagancia clásica y servicios con una medida adecuada de modernidad.
La entrada hacia el hotel se hace a través de un camino de tierra, cruzando campos de cultivo y una pequeña urbanización. Está ubicado en la zona de Yucay, a 2,700 mts. sobre el nivel del mar, frente a una posada de la hacienda Huayocari de la familia Lámbarri.  Las posadas,casas y condominios abundan cada vez más  en el valle sagrado con el crecimiento del turismo.  Está sólo a una hora de la ciudad y cerca de Chinchero y Pisac, y a dos horas de Machu-Picchu.
El hotel está rodeado de montañas espectaculares y está asentado sobre 100  hectáreas de  unas tierras de verdor impresionante. 


Este alojamiento es muy recomendable, por la amabilidad de sus hosteleros, por el ambiente familiar, por la comodidad de sus aposentos, por la belleza del terreno donde está asentado,  y porque ofrece un hospedaje que está al acceso del viajero medio que no cuenta con los medios  económicos para elegir hoteles con tarifas elevadas, y que sin embargo proporciona una estadía muy confortable.
Inkallpa se encuentra situado en el pueblo de Yanahuara, a  15 minutos de la Plaza de Armas de Urubamba y del santuario del Señor de Torrechayoc.  También está cerca a las Salineras de Maras.  Tiene una calificación de 4 estrellas y cuenta con 36 habitaciones distribuidas en pequeños condominios de dos niveles rodeados de jardines perfectamente diseñados y de pintorescos caminos de acceso hechos con piedras de canteras locales. Los cuartos no cuentan con televisores con el fin de inspirar el descanso y relajación total
Cuenta con servicios convenientes como un Spa, parqueo libre y un centro de conferencias.  Ofrece WI-fi limitado en la zona de la recepción.