Total Pageviews

Tuesday, May 25, 2010

EL PERRO CALATO

EL PERRO CALATO

En el Perú tenemos a un perro al cual se le ha calificado como “La Única Raza Canina Oriunda del Perú”: El Perro Peruano sin Pelo.
En el año 2001, esta especie fue declarada como Patrimonio de la Nación, por Ley 27573, recibiendo pensión por parte del Estado. Asimismo, con el afán de conservarlos, el Instituto Nacional de Cultura, ha establecido que en todos los museos de sitio y zonas arqueológicas, se críen estos perros.
Para aquellos que creen que los primeros perros llegaron con los conquistadores españoles, desengáñense. El perro peruano tiene ya aproximadamente más de 2000 años de antigüedad. Existen algunas teorías de que vinieron de África con los grupos nómadas que llegaron a América, o que quizás vinieron con los emigrantes asiáticos que cruzaron el estrecho de Bering y poblaron América. Otros estudiosos atribuyen su venida a la época en que se produjo la inmigración china; después que Don Ramón Castilla declarara la abolición de la esclavitud de la raza negra. Pero la prueba más fehaciente de que ya existía este animal durante la época preincaica, se ha dado a través del descubrimiento de vestigios arqueológicos que lo representan en ceramios, textiles y representaciones pictóricas de las diversas culturas pre-incaicas como los Mochica, Chimú y Chancay, que datan desde 300 años AC, hasta los 1470 DC.
En la tumba del Señor de Sipán, descubierta en Huaca Rajada, Sipán, en 1987, se encontró al medio de las cajas mortuorias de sus dos concubinas, el esqueleto del Perro Peruano sin Pelo (nombre oficial de este animal)/
En el Museo de Sipán en Lambayeque, existe una curiosa representación mecánica de la corte del Señor de Sipán, rodeado de sus principales integrantes; incluyendo a un gracioso perro moviendo su cola.
En las leyendas transmitidas por los antiguos peruanos, son los perros de color negro, los que acompañan a las almas al mundo de los muertos. Don Pedro Weiss, fundador de la Universidad Cayetano Heredia, nos dice que “éste tenia que ser un perro sin pelo, porque solo así podría nadar a través de cierto lago con su amo, y llegar a la morada de los dioses”.
Los cronistas, como el Padre Arriaga, decían que “los muertos van a la tierra del silencio pasando por un puente de palo, y son conducidos por un perro negro”.
A través de los restos arqueológicos se ha podido deducir que los perros eran utilizados, tanto para fines domésticos, como para fines curativos, y en los banquetes ceremoniales.
En los huacos Mochica, famosos por sus representaciones de las diferentes actividades culturales, así como de las diferentes expresiones humanas y de animales, aparecen bellos huacos de canes en sus diversos estadios de desarrollo. Algunos huacos encontrados en Sicán (900-1100DC) representan a perros con collares; lo cual indica que eran criados como mascotas queridas. En los huacos posteriores de la cultura Chimú (1100 a 1470 DC), se encuentran también, representaciones de estos animales envueltos en las tareas domesticas y agrícolas (espantando roedores y bichos). En la cultura Chancay, también se encuentran este tipo de utensilios. En muchos casos, el perro sin pelo suplanta a las representaciones del puma, serpiente o halcón, y se han encontrado varias joyas con su imagen. Según la investigadora Maria Reiche, este perro estaría representado en una de los dibujos de las líneas de Nazca.
Durante la época de los Incas, con la reubicación de los “mitimaes” o inmigrantes en los nuevos territorios conquistados, los perros se trasladaron con sus dueños, difundiéndose así, por todo el territorio Inca, que hoy esta dividido en varios países de Sur América.
Cuentan los cronistas, que al venir los españoles trajeron consigo enormes perros que asustaron a los perros nativos; y con el afán de extirpar las idolatrías de los indios, quitaron la costumbre de sacrificar y comerse los perros durante las ceremonias religiosas incaicas. Y así, el perro peruano fue siendo relegado.
El perro peruano, llamado también Viringo, significa “desnudo” en Muchik y “avisador” en quechua. También tiene muchas acepciones como “perro calato”, “perro Chino” (deviene de chono), “perro de Sechura” o “perro orquídea” (algunos poseen innumerables manchas rosadas). Es un perro sin pelo, y tiene la piel dura y tersa. Tiene algunos pelos en la cabeza y patas y en la punta de la cola, y rara vez en el dorso. El color de su piel varía en tonalidades que van desde el negro pizarrón, negro elefante o negro azulado, hasta el gris, y diferentes intensidades de marrón. El color de su escaso pelo varía desde rubio, hasta negro, gris y tonos de marrón. Tiene la cola larga, y las orejas en punta. Su tamaño varía entre los 25 cms. de largo y 4 kilos de peso, hasta los 65 cms. de largo y 25 kilos de peso.
Puede desarrollar velocidades de hasta 60 kms. por hora, y puede saltar dos metros de altura.
En México (xoloitzcuintles), Argentina (“pila”), y en Paraguay (“yagua”), existen parientes un poco más gruesos que los peruanos. En el mundo hay perros sin pelo en países como Turquía y Ceilán, pero no poseen las mismas características. No se le debe de confundir con el “Perro Crestado Chino”, que también carece de pelo en el cuerpo, pero que tiene una gran cantidad de ellos en las patas y en la cabeza.
Por su falta de pelo, y de una glándula de olor bajo la cola, los Perros Peruanos sin Pelo no huelen, ni tienen pulgas, ni producen alergias.
Son muy sensibles al calor y hay que protegerlos de la insolación.
Según el Dr. Pedro Weiss, fundador de la escuela de patología más importante del país, el Perro Peruano sin Pelo, presenta el síndrome de hipoplasia ectodérmica, que se caracteriza por una sensibilidad extrema en la piel; la cual llega a tener temperaturas entre los 39° y 42° c. Asimismo, no posee premolares (lo cual le dificulta el corte del cordón umbilical en el momento del parto), y tiene fragilidad en sus uñas.
Según el Dr. Hermilio Valdizán, en su libro “Medicina Popular”, este perro posee cualidades curativas al entrar en contacto con la piel humana, debido al calor corporal que emite; equivalente a los actuales baños de hipertermia. Fue por estas propiedades mencionadas que su crianza se perpetuó a pesar de la llegada de los otros canes con los españoles.
Según la doctora Alfonsina Barrionuevo, este perro fue precursor de la bolsa de agua caliente, al dormir a los pies de su dueño. En Lima, en épocas antiguas, se le degollaba y se daba de beber su sangre caliente para curar a los enfermos de asma. Se decía que su lamedura cicatrizaba heridas, y que su orina borraba las pecas. También se utilizaban diferentes órganos de su cuerpo para curar diferentes males.
Este animal, posee además, grandes dotes cazadoras, es un magnifico vigilante, y un excelente perro de compañía.
Actualmente, debido a la iniciativa de varios especialistas, esta raza se ha salvado de extinción, y se está convirtiendo en una mascota de lujo, que puede llegar a costar una buena cantidad de dinero.
En Junio del año 2007, el Perro Peruano sin Pelo ha cumplido 22 años de haber sido registrado ante la Federación Cinológica Internacional, con sede en Thuin, Bélgica.
Este perro constituye una reliquia viviente que tiene más de 2,000 años de antigüedad y constituye parte de nuestra identidad cultural, por lo que se debe propugnar su protección
Post a Comment